Hidrátate y mejora tu rendimiento intelectual

Al perder el 2% del agua necesaria, se reduce la capacidad de memoria de corto plazo, para evitarlo, recomiendan beber alrededor de dos litros al día.

26/02/2013 5:17
AA

De acuerdo con un estudio publicado en Comer, Journal of the American College of Nutrition, beber y dormir son fundamentos de la biología del organismo, y al descuidar cualquiera de ellos perjudicamos nuestro rendimiento intelectual.

De acuerdo con la doctora Ana Adan, de la Universidad de Barcelona, y autora de la investigación “Rendimiento cognitivo y deshidratación”, la falta de líquido afecta a diversas actividades intelectuales, especialmente a la atención, la psicomotricidad y la memoria inmediata.

Según la especialista, la deshidratación se produce cuando la excreción de líquidos excede al consumo de éstos, y da como resultado un balance negativo del agua corporal, y puede ser leve o moderado.

“Se puede producir con mucha facilidad y en la actualidad existen numerosos estudios científicos que han evidenciado la repercusión negativa que estas situaciones tienen en la capacidad de ejecución cognitiva”, explicó Adan. 

La experta refirió que al superar una deshidratación del 2% se ve reducida la capacidad de memoria a corto plazo y puede afectar por igual a adultos jóvenes y a personas mayores. Por último, se considera severa cuando la deshidratación es superior al 5%, aunque esta situación no es habitual entre la población general.

“Una hidratación adecuada es un factor decisivo en la prevención de accidentes laborales y el desarrollo de enfermedades”, y según esta experta, “por muy leve que sea la deshidratación, no es un estado deseable porque implica un desequilibrio que puede repercutir negativamente en la capacidad cognitiva, e interferir en la correcta realización de actividades laborales o académicas que requieran la utilización de habilidades mentales concretas”. 

Los cambios en la cantidad de sales y electrolitos corporales producidos por la deshidratación, pueden alterar la actividad cerebral y el correcto funcionamiento de diversos sistemas de neurotransmisión que intervienen en el procesamiento cognitivo favoreciendo la pérdida de concentración y menor rendimiento, y aumentando las posibilidades de sufrir algún tipo de accidente laboral.

Para evitar la deshidratación, Adán recomendó beber diariamente entre dos y dos litros y medio, de los cuales del 20 al 25% provendrán de los alimentos, mientras que de un 75 a un 80% de las bebidas.

La especialista señaló que hoy en día las personas se preocupan más por su hidratación cuando hacen ejercicio o cuando sus labores les hacen perder líquidos, y además enfatizó que “conviene saber que una pérdida del 2% de fluidos corporales provoca un descenso del 20% en el rendimiento físico”.

Adán explicó que las personas pueden estar deshidratadas aún cuando creen que están consumiendo el agua necesaria, y esto puede ser por realización de ejercicio intenso, permanecer en temperaturas altas, condiciones que provocan pérdida de dos tercios de agua”.

Y al estar en estas condiciones la especialista señaló que incluso muchos trabajadores llegan ya deshidratados al trabajo y su nueva jornada, les hace perder aún más agua. (20 minutos)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: