Higiene previene infecciones vaginales

Algunas bacterias que viven en la vagina puede reproducirse y generar una infección, la cual puede ser prevenible, señaló la especialista.

18/02/2013 9:36
AA

Cuando la acidez que existe en la vagina, que es la que protege de las infecciones, se reduce, entonces bajan las defensas y es más posible que se desarrollen infecciones vaginales, explicó en SUMEDICO Radio la doctora Rosario Valenzuela, ginecóloga y miembro del Colegio Mexicano de Ginecología y Obstetricia.

La doctora explicó que dentro de la vagina existen bacterias que conforman la flora, pero también se encuentran los lactobacilos que nos dan el PH, para protegernos”, indicó, y señaló también que cuando las bacterias se reproducen por una baja de defensas, entonces se produce una cervicovaginitis.

De acuerdo con la especialista, las infecciones más comunes son la candida albicans, los hongos, así como la vaginitis bacteriana, tricomoniasis y clamidia.

Explicó que muchas de las pacientes se habitúan a tener flujos que no son normales, como aquellos con ausencia de olor y color que no producen síntomas y que aumenta con la ovulación, “pero al perder estas características entonces se habla de una infección. Alrededor del 75% de las mujeres vamos a tener una infección al menos al o largo de nuestra vida, y se trata del principal motivo de consulta tanto entre ginecólogos como en medicina general”, dijo la doctora Valenzuela.

No obstante, señaló que si bien ya no es común que una mujer o una pareja dejen de asistir a consulta por la pena de padecer una infección vaginal, lo cierto es que en ese sentido ya se ha evolucionado, sin embargo, las pacientes llegan a habituarse a tener la infección y “como lo ven tan normal, no van a consulta, o bien asisten cuando ya tienen síntomas importantes”, dijo.

La doctora Valenzuela indicó que el tratamiento va a depender del agente que esté causando la infección, pero hay ocasiones en que haya tantos síntomas que sea necesario dar el tratamiento de forma inmediata y por medio de los síntomas advertir el tipod e infección que va a enfrentarse.

“Solamente una pequeña parte de las pacientes, alrededor de la cuarta parte, requiere de algún estudio para apoyar el diagnóstico”, señaló.

Sabiendo que el tratamiento depende del agente que genera la infección, es importante señalar, de acuerdo con la experiencia de la especialista, que existe un riesgo amplio de consecuencias si una infección vaginal no se trata.

“Si no la tratas se vuelve crónica, y en ocasiones puede llegar a ascender por el cérvix, pasar por el útero, llegar a las trompas, inflamarlas, y ocasionar una enfermedad llamada pélvica inflamatoria que puede afectar las posibilidades de embarazo, ocasionar abscesos, predisponiendo abortos, parto prematuro y siendo una causa importante para el rompimiento de fuentes”, señaló.

En cuanto al uso de ropa interior ajustada, la doctora explicó que lo más conveniente es utilizarla de algodón y no de nylon, porque ésta guarda más el calor, y las bacterias buscan sitios oscuros, tibios y húmedos, características de la vagina, “y si a eso agregamos nylon que guarda el calor ayudas al desarrollo de la infección”, señaló.

Explicó que hay muchas alternativas para prevenir una infección, como el caso de la ropa interior, además de no usar pantiprotectores, pero todo es cuestión de acostumbrarse y tener un buen aseo vaginal.

Para tener una buena higiene vaginal, es importante, de acuerdo con la doctora, dejar correr el agua, abrir bien los genitales, pero sin exagerar, para no afectar la flora que la protege, “porque hay que hay que mantener las defensas en buen estado, además de tener una buena alimentación, hacer ejercicio, no desvelarse, no usar pantiprotector”, explicó.

No atender una infección vaginal puede propiciar que se afecte el periodo, produciendo una endometritis, porque al subir la infección a la cavidad endometrial se inflaman los vasos, “y esto debe controlarse por medio de antiinflamatorios y tratando la endometritis”, dijo la especialista.

Saber diferenciar

Un detalle importante alrededor de las infecciones vaginales es saber hacer una diferencia entre ellas y las enfermedades de transmisión sexual.

La doctora relató que en muchos casos, cuando la paciente acude a consulta por una infección sexual, suele relacionar la causa con alguna infidelidad de su pareja, cuando en realidad se trata de otras razones, por ejemplo “la candida es un hongo que vive en la vagina y cuando se reproduce da molestias, pero no fue la pareja quien llevó la infección”.

En cuanto a la alimentación, la doctora señaló que básicamente debe ser una alimentación sana, ya que hay condiciones o etapas en la vida de la mujer en las que hay más propensión a sufrir infecciones, como cuandos e llega al climaterio, “y como hay pérdidas en el estado hormonal hay que cuidar la alimentación, evitando consumir comida chatarra y carnes rojas, así como consumir lácteos, yogur y aceite de olivo”.

De infección al cáncer

Finalmente, la especialista fue enfática al señalar el cuidado que debe tenerse con las infecciones vaginales, ya que “el cáncer cervical no comenzó siendo cáncer sino una infección que duró años sin tratarse. Por eso es importante acudir al médico, porque esa historia natural podemos pararla en algún momento y no se convierta en cáncer, podemos minimizar ese daño, porque te automedicas y dejas que esa historia continúe”, concluyó. 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: