Hijos no deben ser un arma tras un divorcio

Cuando los padres divorciados no tienen una conducta cordial, los hijos pueden desarrollar el síndrome de alienación parental.

11/03/2013 6:09
AA
La separación de una pareja, sobre todo cuando existen hijos de por medio, no sólo es dolorosa sino que debe enfrentarse con responsabilidad de ambas partes, para que los hijos no carguen con las consecuencias.
 
Cuando una pareja comienza a plantear la posibilidad de una separación, la dinámica familiar presenta cambios que no son ajenos a los hijos, por ello es necesario anunciar y explicar a los hijos qué es lo que va a suceder y, posteriormente, manteniendo una buena conducta y una relación cordial, evitar que la separación los dañe, dijo a SUMEDICO la psicóloga Laura Elena Martínez (*).
 
“Hay que acercarse a los hijos con palabras sencillas, acordes a su edad, para explicarles la decisión de la separación, y sobre todo asegurarse que les ha quedado claro que la separación será de pareja pero que ambos seguirán siendo siempre sus padres”, explicó.
 
La especialista indicó también que los hijos generalmente tienen fantasías de reconciliación, ya que tener juntos a sus padres les confiere seguridad, no obstante, lejos de parecer que esto podría ser perjudicial, la terapeuta refirió que, por el contrario, puede ser útil, ya que esta situación los ayuda a dominar los sentimientos de pérdida.
 
La actitud de los padres es importante para que un divorcio no afecte a los hijos, por ello, la psicóloga señaló que si bien a la pareja que está separándose no le es sencillo conducirse con la calma y la claridad suficientes, es importante mantener disponibilidad de afecto, atención y cuidados que permitan brindar a los hijos un ambiente de bienestar.
 
Una situación que debe permanecer después de la separación, para que el procesamiento de esos sentimientos que van arrastrándose no los afecten en el futuro, sobre todo en la concepción que tienen de cada uno de sus padres.
 
“Si se les brindó la información correcta y clara sobre lo que iba a suceder y los cambios que esto iba a traer, la convivencia será más sencilla. Es importante que, cada uno de los padres en su espacio, evite hacer comentarios que desacrediten, critiquen, insulten, humillen o devalúen al otro progenitor para tratar de desarrollar una mejor alianza con los hijos, poniéndolos en contra de la ex pareja”, señaló la especialista.
 
Un aspecto importante que es necesario evitar después de una separación, es el llamado Síndrome de Alienación Parental, el cual puede manifestarse cuando los padres no tienen la mejor relación entre sí.
 
“El síndrome de alienación parental es un conjunto de síntomas que se traducen como una perturbación emocional a causa de la manipulación a la que son expuestos los hijos por los padres cuando ya se han separado, con la idea de ponerlos en contra de la otra persona”, explicó.  
 
Finalmente, la especialista compartió una serie de estrategias para evitar que el divorcio afecte a los hijos, algo que, en buena medida, depende de la actitud que tomen los padres.
  • Ofrecerles un modelo de comportamiento sobre cómo hay que enfrentar los problemas.
  • Tener relación cordial y participar de manera activa en la vida de los hijos.
  • Ayudarlos a procesar la experiencia por medio de libros o películas.
  • Respetar los acuerdos de la separación.
  • No discutir los problemas frente a los hijos.
  • Tomar decisiones de manera conjunta siempre por el bienestar de los hijos.
(*) Psic. Laura Elena Martínez Morales
Psicoterapeuta familiar y especialiosta en niños
laura_elenam@hotmail.com
www.psicologiaypsicoterapia.com.mx  

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: