Hiperhidrosis puede curarse con operación

La sudoración excesiva afecta más la vida social que la salud física del paciente, señalan expertos. n

27/06/2011 6:17
AA

La sensación de saludar a una persona a la que le sudan las manos no es agradable, pero sin  duda sufre más el que extiende la mano “empapada” que aquel que la recibe.

La hiperhidrosis es una enfermedad que provoca el incremento del sudor en las palmas de las  manos, las plantas de los pies, las axilas y la cara.

La causa de este mal es deconocida, aunque se sabe que tiene relación con la estimulación del  sistema nervioso autónomo, en concreto con el nervio simpático, cuyas fibras discurren a  ambos lados de la columna vertebral.

Olga Rodríguez, jefa de la Unidad de Hiperhidrosis del Centro Hospitalario USP San Camilo de  España, explica que este padecimiento tiene una implicación más social que médica, pues el  paciente enfrenta un grave impacto en su calidad de vida: disminuye las actividades diarias,  limita el desempeño labora, se tiene menor relación con otras personas, se presenta baja  autoestima e incluso episodios depresivos.

La hiperhidrosis, que afecta por igual a hombres y mujeres, produce una secreción de sudor  mayor a la necesaria para regular la temperatura corporal, se suda en los mismos momentos que  el resto de la gente, pero de manera exagerada.

Pero la hiperhidrosis tiene solución, dependiendo del nivel del problema que presente el  paciente:

  • Uso de antisudorales, que inhiben la sudoración; son diferentes de los desodorantes que  tratan de minimizar el dolor.
  • Iontoforesis, técnica que consiste en inyectar en la piel sustancias a partir de una  corriente eléctrica que pasa, a través del agua desde un polo eléctrico a la piel
  • Inyección de toxina botulínica, técnica dolorosa para el paciente y de duración limitada
  • La operación, consiste en interrumpir las fibras nerviosas del nervio simpático mediante  simpaticolisis o simpaticotomía (las fibras nerviosas se cortan) o mediante la colocación de  un clip metálico sobre las fibras nerviosas. La intervención se lleva a cabo bajo anestesia  general, mediante toracoscopia, con una o dos incisiones de 1 a 2 centímetros a nivel axilar,  a través de las cuales se introducen en la cavidad torácica una cámara y el material  necesario para realizar la técnica. El procedimiento se lleva a cabo de forma secuencial en  ambos lados del cuerpo, derecho e izquierdo. Generalmente, el paciente sale de quirófano sin  drenajes y el tiempo de ingreso hospitalario suele ser de 24 horas.

La especialista Olga Rodríguez, explica que el único el único inconveniente de la operación  es que se presenta una sudoración excesiva en los pies, pero por lo regular no afecta la vida  social del paciente.
(COn información de laverdad.es)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: