Hiperpaternidad, afecta crecimiento de los hijos

Los hiperpadres se caracterizan por planear hasta el último detalle de la vida de sus hijos sin darles autonomía

29/03/2016 8:00
AA

Cuando se tienen hijos, se busca que siempre estén sanos y que nunca les pase nada malo, por lo que los esfuerzos en cuidarlos son muchos, aunque en ocasiones pueden llegar a ser demasiados y caer en la sobreprotección o hiperpaternidad.

La hiperpartenidad se caracteriza porque los padres quieren organizar hasta el último detalle de la vida de sus hijos y no les dan opciones para valerse por sí mismos, provocando que sean frágiles y temerosos ante el mundo.

De acuerdo a  la periodista Eva Millet, los hiperpadres se caracterizan por lo siguiente:

  • Hablan en general cuando se refieren a cosas de sus hijos.
  • Están obsesionados con que tengan la mejor educación en el mejor colegio o universidad, aunque tengan que inscribirlos años antes.
  • Discuten frecuentemente las posiciones de maestros y entrenadores
  • Planean numerosas actividades extraescolares.
  • No permiten que sus hijos participen en tareas del hogar ni que asuman responsabilidades básicas como poner la mesa o escombrar su cuarto.
  • Además de ser padres son choferes, entrenadores, guardaespaldas, profesores particulares y mayordomos.

La especialista indica que esta actitud, sólo causa estrés en los padres y agobio en los hijos que crecen incapaces de ser independientes.

La razón por la que la periodista explica que los padres suelen actuar así, es porque los invade una inseguridad por los pocos lugares de trabajo y el aumento de la competencia actuales.

“Hoy queremos dientes perfectos, un cuerpo perfecto, las vacaciones y la casa perfecta y, obviamente, los niños perfectos para completar el cuadro. A esto hay que sumar el estrés del estilo de vida que nos han impuesto, que transmitimos a nuestros hijos con ese omnipresente ‘¡corre!’”, indicó.

Para prevenir esto, Millet propone algunas técnicas como son:

  • Involucrar a los niños en las conversaciones, pero no permitir que interrumpan.
  • No preguntarle sistemáticamente todo.
  • Darle una sana desatención, donde no se anticipen todo tipo de contratiempos ni se pase el día alrededor de los niños.
  • No hablar por ellos ni en plural.
  • No pasarse el día colgando fotos de los hijos en redes sociales.
  • No interferir demasiado en las decisiones del colegio.
  • Intentar que el niño aprenda a asumir sus propios errores.
  • Hacerlos capaces de agradecer.

Soltar a los hijos no es fácil, causa un profundo miedo por lo que pueda pasar o porque los padres puedan arruinar su crecimiento; sin embargo, la periodista indica que para superar este temor y permitir que los hijos disfruten, lo mejor es relajarse y disfrutar de ser padres, con todo lo que conlleva.

“Mi consejo es que sean afectuosos con sus hijos, que estén con ellos cuando lo necesiten pero no encima de ellos todo el día. Que no se pongan nerviosos porque el hijo del vecino esté aprendiendo chino y, según sus padres, sea una criatura rayana a la perfección. Hay que decir no, exigirles que colaboren y también decirles que les queremos, pero que ello no equivale a que tengan una serie de derechos adquiridos, ni sobre ustedes ni sobre el resto del mundo”, concluyó.

(Con información de La Voz de Galicia)


2 comentarios

    Alberto Jimenez marzo 29, 2016 a las 2:46 pm

    Me parece que hay un error en el pimér punto de las prevenciones, lo correcto sería “NO permitir a los niños interrumpir las conversaciones”, así lo leí en lavozdegalicia.es

      Rosalinda Palomeque marzo 29, 2016 a las 4:54 pm

      Gracias Alberto, tienes razón.

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: