Hipertensión pulmonar afecta edad productiva

A pesar de no distinguir razas ni sexo, la hipertensión arterial pulmonar afecta más a mujeres cuyas edades van de los 20 a los 60 años.

23/11/2011 10:32
AA
La hipertensión arterial pulmonar (HAP), como su nombre lo indica, es una enfermedad que afecta el tránsito de la sangre desde el corazón y hasta los pulmones que, de no atenderse, puede provocar problemas progresivos que van desde la fatiga crónica hasta los problemas de respiración, finalizando con el crecimiento del corazón, lo que puede provocar la muerte, indicó la doctora Guadalupe Espitia, miembro de la European Respiratory Society
 
Al tratarse de una enfermedad que no se cura sino se controla, el diagnóstico temprano es básico para que la afectación a la calidad de vida del paciente sea menor y aumenten sus posibilidades de supervivencia, no obstante, tal y como admitió el doctor Arturo Vázquez Leduc, médico cirujano, el retraso del diagnóstico puede ser tal que los pacientes lo obtienen cuando ya han recibido alrededor de 5 opiniones diferentes. 
 
Debido a sus síntomas (falta de aire, cansancio crónico, dolor de pecho, desmayos, tos, cambio de voz, flemas con sangre, respiración son silbidos e hinchazón de piernas, entre otros) la HAP puede confundirse con otras enfermedades (asma, angina de pecho, infartos, estrés, ansiedad y depresión), lo que puede retrasar el diagnóstico inclusive hasta 10 años después de la primera manifestación. 
 
De acuerdo con la doctora Espitia, el curso de la HAP se divide en 4 estaciones:
  • I Pacientes asintomáticos, cuyas manifestaciones aparecen durante sus actividades cotidianas
  • II Pacientes con limitación moderada de actividades, pero asintomáticos en reposo
  • III Limitación marcada en actividades físicas y comienzo de desmayos
  • IV Incapacidad de actividad física y manifestación de síntomas en reposo
 
Existen diversas formas de detección de HAP, las cuales deben ser aplicadas por un médico especialista como un neumólogo o un cardiólogo: 
  • Examen físico
  • Electrocardiograma
  • Prueba de esfuerzo
  • Pruebas de laboratorio
  • Radiografía de tórax
  • Ecocardiograma
  • Prueba de tolerancia al ejercicio
  • Cateterismo cardiaco derecho
 
Los especialistas que realicen el diagnóstico, deben contar con un equipo multidisciplinario, que derivará un tratamiento acorde a las características del paciente, esto es, “según el estadio de la enfermedad en que se encuentren”, indicó la doctora Espitia. No obstante, la especialista indicó que los médicos de primer contacto deben no sólo saber identificar la enfermedad sino “sospechar de su presencia” para evitar que el diagnóstico tarde mucho tiempo en ser identificado. 
 
Tratamiento
 
El doctor Vázquez Leduc, refirió que existen cuatro tipos de tratamiento, cuya aplicación dependerá del estado del paciente, los cuales comienzan desde la terapia convencional; la terapia especializada, la cual está dirigida al bloqueo del mecanismo que desata la enfermedad; la terapia quirúrgica, cuando es necesaria una cirugía, o bien, la combinación de alguna de las terapias previas, dependiendo de la gravead del paciente. 
 
Los sujetos de riesgo más sensibles para desarrollar HAP son hombres, mujeres y niños, sin embargo, como indicó la doctora Espitia, la enfermedad “se inclina más por las mujeres en edades productivas que van de los 20 a los 60 años, e inclusive puede afectar a niños recién nacidos”. 
 
Respecto a esto último, la doctora Espitia indicó a SUMEDICO que los bebés reciben el mismo tratamiento principal, “pero dosificando los medicamentos para no provocar otra clase de problemas de salud en un paciente tan pequeño”. 
 
Finalmente, los especialistas coincidieron en la importancia de la difusión de información alrededor de la HAP, no sólo entre los médicos, tanto los especializados como los de primer contacto, como entre los mismos pacientes, ya que la enfermedad puede estar relacionada, en algunos casos, con el consumo de fármacos supresores del apetito, enfermedades reumáticas como esclerosis múltiple, lupus y algunas enfermedades cardiacas congénitas. 
 
No obstante, el doctor Vázquez Leduc abundó en la posibilidad de considerar que la HAP sea hereditaria, “algo que ocurre, aunque no con mucha frecuencia”, indicó. 
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: