Hipertiroidismo, causa desnutrición e infartos

Esta enfermedad no se puede prevenir, sus síntomas son disminución de peso, sudoración excesiva, palpitaciones, temblores, diarreas y fatiga.

19/08/2011 8:48
AA

La importancia de la glándula  tiroides, ubicada en  la parte frontal del cuello, radica en que produce hormonas que controlan el metabolismo, es decir el ritmo de los procesos corporales como la velocidad de los latidos de su corazón y la quema de calorías. Una de las enfermedades que la atacan es el hipertiroidismo que puede tener severas consecuencias, desde la ceguera, desnutrición, e incluso infartos.

Así lo apuntó a SUMEDICO la Dra.  Eulalia Valdés(*), miembro del Consejo Mexicano de Endocrinología,  al explicar que el hipertiroidismo está vinculado a la enfermedad  de Graves, alteración autoinmune  en la cual se registra una hiperfunción de la glándula tiroides, es decir esta produce hormonas de más, al ser estimulada por la presencia de autoanticuerpos (proteínas del sistema inmune que atacan por error a ciertos órganos).

Esta enfermedad  se registra especialmente en edad reproductiva, en niños y adolescentes es poco frecuente. Como la gran mayoría de las enfermedades autoinmunes, es más frecuente en las mujeres que en los hombres.

La también integrante de la Sociedad Mexicana de Endocrinología y Nutrición apuntó que no hay causa determinada, sólo la predisposición, es decir, puede haber dos y hasta más casos en una familia, como por ejemplo una tía o primo, pero esto no significa necesariamente que sea hereditaria.

Un aspecto importante es que no hay forma de prevenir el hipertiroidismo, pero se ha establecido que se desencadena después de un brote infeccioso, viral o bacteriano. Eulalia Valdés describió las principales consecuencias del hipertiroidismo:

Bocio.- Es la inflamación de la glándula tiroides, en un tamaño que puede ir desde un nódulo pequeño hasta una tumoración grande en el cuello; en ambos casos se puede ejercer presión sobre la tráquea y el esófago, lo cual deriva a su vez en tos, ronquera, e incluso en  dificultades respiratorias o para tragar. Puede haber hinchazón de las venas del cuello y mareos cuando se levantan los brazos por encima de la cabeza

Exoftalmos (llamado coloquialmente “ojos saltones”) .- Es la  inflamación de los tejidos que rodean a los ojos por lo que estos sobresalen de la órbita ocular, lo cual se denomina oftalmopatía.

La especialista destacó que cuando es muy importante el daño ocular –derivado esto por no tener a tiempo el tratamiento- la elongación –crecimiento- del nervio óptico puede llevar a crisis de pérdida de visión, e incluso a la ceguera.

Desnutrición.- Excesiva y acelerada  pérdida de peso, pese a registrarse polifagia, es decir que se come en exceso, esto deriva también de las constantes diarreas que son parte de los síntomas del hipertiroidismo, el cual también produce deshidratación.

Huesos quebradizos.- La condición se conoce como osteoporosis. El exceso de hormona tiroidea puede interferir con la capacidad que su cuerpo tiene para incorporar el calcio dentro de los huesos. Asegúrese de obtener suficiente calcio en la dieta para prevenir la osteoporosis
 
Insuficiencia cardíaca.- El metabolismo trabaja de más y esto lleva al corazón a trabajar de más, por lo que incluso puede registrarse un infarto.

Tormenta tiroidea.- Es una crisis tirotóxica, derivada de la falta de atención médica, la cual puede causar la muerte en sólo unos días e incluso horas, pues registra fiebres superiores a los 40 grados centígrados; taquicardias superiores a los 140 latidos por minuto, fallo cardiaco congestivo, e incluso alteraciones mentales como la psicosis franca que puede evolucionar a estupor y coma.
 
Si bien esta enfermedad no se puede prevenir, sí es posible detectar signos de alerta:

  • Severa disminución de peso
  • Sudoración importante
  • Nerviosismo
  • Palpitaciones
  • Temblores
  • Diarreas
  • Fatiga

Finalmente la doctora Eulalia Valdés apuntó que el  hipertiroidismo generalmente se trata con la aplicación de Yodo radiactivo, el cual destruye la tiroides y detiene la producción excesiva de hormonas, la especialista aclaró que este procedimiento no es igual que la quimioterapia, pues en los pacientes no se registra la pérdida de cabello ni vómitos.

(*)Dra. Eulalia Valdés. Miembro del Consejo Mexicano de Endocrinología e integrante de la Sociedad Mexicana de Endocrinología y Nutrición.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: