Hombres y mujeres iguales ante infertilidad

Las técnicas de maternidad asistida han avanzado tanto como para ofrecer más y mejores alternativas, señaló especialista.

14/06/2013 2:44
AA

Es incorrecto pensar que los problemas de infertilidad que padecen las parejas son más responsabilidad de los hombres o de las mujeres. Estudios realizados en el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI), desde el año 1990, muestran que para la esterilidad existe un 40% de causas o posibles factores relacionados con la salud femenina; otro 40% de factores o causas masculinas y un 20% que es mixto, o sea que los dos miembrod de la pareja tienen que ver.

Los avances en el campo de la salud contra la infertilidad han avanzado a pasos agigantados en las últimas dos décadas; no sólo se han conseguido hitos sorprendentes como el lograr el embarazo y parto saludable en una mujer de 67 años (la española María del Carmen Bousada de Lara, que dio a luz a dos gemelos varones), sino que ha sido posible que hombres que se habían realizado la vasectomía sean operados y vuelvan a tener hijos.

El IVI fue el segundo lugar en todo el mundo donde se consiguió que un hombre con vasectomía volviera a procrear. Este centro de ayuda médica para la reproducción tiene una clínica en México, donde el doctor Eduardo Goyri Carbajal explicó a SUMEDICO cuáles son las principales complicaciones médicas en hombres y mujeres para tener hijos, así como algunos de los tratamientos más innovadores para ayudarles a superar estas dificultades.

Los obstáculos de ellas
En los países con ingresos económicos medios y altos ha aumentado el número de parejas que experimenta problemas de infertilidad debido a que el modelo económico obliga a que hombres y mujeres se enfoquen más en sus carreras profesionales y compromisos de trabajo antes de poder tener niños.

Aproximadamente el 17% de las parejas en edad reproductiva puede experimentar dificultades al procrear hijos, lo que significa que una de cada seis parejas podría recibir ayuda de médicos especializados en este campo.

Entre los obstáculos femeninos más comunes para procrear está la edad avanzada de la mujer, toda vez que a partir de los 35 años la mujer va perdiendo capacidad reproductiva porque disminuye la cantidad y calidad de sus óvulos.

Una segunda causa que dificulta la reproducción, desde la perspectiva femenina, es la endometriosis la cual es una enfermedad ginecológica que desafortunadamente afectar la calidad de estos óvulos y además el funcionamiento de los genitales internos.

“Otra causa es el factor tubárico –indica el doctor Goyri Carbajal– es decir que las trompas de Falopio o las tubas uterinas no funcionen correctamente porque no tienen permeabilidad, o factores ováricos, que quiere decir  que los ovarios no van a ovular como tienen que ovular, que no sacan a tiempo los óvulos por algún problema hormonal específico o que tienen una mala calidad implícita estos óvulos y que como consecuencia nos pueden dar lugar a otro tipo de entidades que son causas de esterilidad o infertilidad, como malos embriones que se convierten en abortos y se vuelven mujeres abortadoras de repetición”.

Los obstáculos de ellos
En cuanto a los hombres, los problemas reproductivos se concentran en la calidad del semen. Para conocer en detalle este vehículo de las células reproductivas masculinas es necesario hacer una espermatobioscopia, un seminograma o un espermiograma. Así se obtiene información sobre la calidad, la concentración, la movilidad y las formas normales de los espermatozoides.

“Las entidades que pueden afectar este tipo de calidad del semen, que las dejan fuera del parámetro normal, pues pueden ser diversas: un funcionamiento inapropiado de la gónada o testículo que deba ser un hipogonadsimo o un mal desarrollo de los testículos; anomalías en los testículos por un problema cromosómico, enfermedades cromosómicas, problemas en la infancia, criptorquídea o sea que no hay un descenso en los testículos y que en la edad adulta provoca que no haya un funcionamiento correcto para generar buenos espermatozoides”, como explica el doctor Eduardo Goyri, de IVI-México.

También hay que mencionar al Varicocele, que es un problema testicular y otros problemas que son adquiridos e interfieren con la calidad del semen, como las quimioterapias o radioterapias que se reciben por algunas enfermedades.

Influyen también los malos hábitos como el alcoholismo o el tabaquismo y otras más, por ejemplo como las congénitas, cuando hay una obstrucción congénita o cuando una persona se hace una vasectomía y después no va a tener un espermatozoides a ser eyaculados.

También hay otro apartado más, que son las ideopáticas, cuyas causas no se conocen, por eso son ideopáticas y que simplemente la calidad del semen cuando se analiza en eyaculado no es la corecta.

La batería de tratamientos
Para seleccionar cuál es el tratamiento adecuado para cada pareja, al referirse a la infertilidad, hay que individualizar. Cada pareja es totalmente distinta. Dependiendo de lo que se encuentra en un estudio básico de reproducción se dirige el tipo de tratamiento.

Los tratamientos de infertilidad, se dividen en: baja complejidad y alta complejidad.
“Los de baja complejidad son aquellos que, como la palabra lo dice, pues son sencillo o bajo complejos de hacer y en estos están las relaciones sexuales dirigidas, coitos programados o la inseminación artificial, que son tratamientos relativamente fáciles de llevar a una consulta, se da poca medicación, se hace un seguimiento de la ovulación de la mujer y, en un momento determinado, si es un coito programado, es enviar a la pareja para decirle cuándo tiene que llevar a cabo las relaciones sexuales, después de provocar una ovulación o hacer la inseminación directamente en el útero de la mujer de los espermatozoides capacitados del varón, que sería la inseminación artificial”, dice el experto del IVI-México.

El médico mexicano agrega que dentro de los tratamientos de alta complejidad están la fecundaciones in vitro con todas sus variantes.

“Está la fecundación In vitro,  que es la clásica, en la que obtenemos óvulos de la mujer, tenemos espermatozoides del varón, hacemos los embriones en el laboratorio y luego los colocamos ya directamente en la cavidad uterina de la mujer, pero tiene variantes, como el ixi, que es la inyección micro-intro-citoplásmica del espermatozoide adentro del óvulo o variedades más avanzadas, como el estudio de los embriones, que es el estudio de los gametos con el diagnóstico genéticopre-implantatorio en caso de que tengamos sospecha de que los embriones pueden tener alguna anormalidad genética, por la historia de la pareja, se les hace este diagnóstico genético que es una cosa extra o una técnica más avanzada de fecundación In vitro o la variante de fecundación In vitro con la variante de donación de gametos, que pueden ser óvulos donados, con los espermatozoides de la pareja o los óvulos donados con semen de banco. Esos serían básicamente, la diferencia y la gran gama de tratamientos de reproducción”.

El fin de los tabús
Desde el punto de vista del experto en infertilidad del IVI-México, es indiscutiblemente que la sociedad mexicana ha avanzado en la comprensión y atención a los problemas de infertilidad. Añade que antes parecía que no había tantos problemas de infertilidad, aunque sí existían pero se ocultaban. Ahora han aumentado y se han hecho más frecuentes porque la sociedad ha cambiado, dedicando un porcentaje mayor de su vida al trabajo y desarrollo de sus carreras.

“Los problemas de infertilidad sí se consideraban temas tabú y las personas no tenían tan al alcance la información, con lo cual guardaban simplemente el secreto y simplemente no se tenía al alcance ni la información si el diagnóstico ni el tratamiento para hacerse un proceso en reproducción asistida, pero actualmente la información, por muchos medios prácticamente está al alcance de todo el mundo, con lo cual se conoce mucho más acerca de las técnicas de reproducción  y la sociedad misma ya tiene mucho más alcance más posibilidades de llegar a ello y de abrirse y de consultar al especialista para  resolver estos potenciales problemas”, dice el doctor Goyri.

“Esto va de la mano con el desarrollo de una sociedad donde, por ejemplo, una de las  causas más importantes de infertilidad o de esterilidas es la edad materna avanzada. Entonces la pareja dilata su programación del embarazo porque está, a lo mejor, provisionalmente más a gusto, está estudiando más cosas o trabajando más cosas y cuando voltea y se da cuenta de que quiere tener hijos ya tiene más de 35 años, 38 años y ya es un factor que tiene añadido. Entonces, así como hizo algo más por desarrollarse profesionalmente y desarrollar más al país, pues desafortunadamente también desarrolla un problema potencial  de esterilidad y así es como se maneja esta proporción, pero indiscutiblemente ya se está haciendo mucho más y ya se tiene mucho más al alcance a la sociedad para que recurra a estos tratamientos de reproducción”, concluye.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: