Homosexualidad sería de nacimiento: expertos

De acuerdo con un científico norteamericano, la homosexualidad no sería asunto de elección sino de naturaleza neurobiológica.

17/06/2011 8:04
AA
Jerome Goldstein, director del Centro de Investigación Clínica de San Francisco, afirmó durante un discurso ante 3 mil neurólogos de todo el mundo, en la 21 reunión de la Sociedad Neurológica Europea, el mes pasado en Lisboa, que la homosexualidad no es una elección sino cuestión neurobiológica.
 
El debate sobre si la homosexualidad es una elección o se determina desde el nacimiento abarca diversos tópicos, que van desde la cuestión evolutiva (como que no se puede evolucionar si se juntan dos personas del mismo sexo) hasta determinar que el sexo es un medio y no un fin.
 
No obstante, diversos estudios ejemplifican la naturaleza de la homosexualidad al demostrar que entre los animales existen parejas homosexuales que parecen preservar bien la evolución de su especie como las abejas, los delfines y los bonobos. 
 
Precisamente, la tesis de Goldstein se orienta hacia el análisis de las diferencias entre los cerebros homosexuales y heterosexuales, lo cual, desde su punto de vista, explicaría que la homosexualidad no es algo anormal y precisa intentar cambiar las preferencias de los homosexuales.
 
En el Instituto Karolinska, en Estocolmo, hicieron un análisis de resonancia magnética sobre cerebros, y hallaron que existe una diferencia en el tamaño de la amígdala, la cual está relacionada con las respuestas emocionales. Gracias a eso descubrieron que el cerebro de los hombres homosexuales se parece al de las mujeres heterosexuales, y el de mujeres homosexuales, al de los hombres heterosexuales.
 
Simon LeVay, neurocientífico gay del Instituto Salk de San Diego, California, por su parte, identificó que entre los cerebros de hombres homosexuales y heterosexuales había ciertas diferencias, como por ejemplo el tamaño del núcleo intersticial del hipotálamo anterior, lo cual indica que los homosexuales tomas mejores decisiones en situaciones espaciales y tienen mejor habilidad con la palabra.
 
No obstante, LeVay no consideraba que el que el cerebro del homosexual varón sea del mismo tamaño que el de la mujer heterosexual determine la preferencia de aquél. No obstantem confiaba en que de demostrarse que el homosexual era de nacimiento, se derrocaría el problema moral que algunos sectores de la sociedad anteponen a las preferencias gay. 
 
Por su parte, Goldstein se encuentra a favor de esta teoría.
 
“Debemos continuar acumulando datos que muestren diferencias o similitudes entre los cerebros de personas homosexuales, heterosexuales, bisexuales o transgénero (…) La neurobiología de la orientación sexual y el cerebro gay, aunada a otros estudios hormonales, genéticos y estructurales, tiene consecuencias de largo alcance, más allá de la orientación sexual”, finalizó el especialista. (Con información de La Jornada)
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: