Hormona de crecimiento, ¿es para todos?

Cuando un niño sano es bajo de estatura hay que observar su crecimiento antes de decidirse por la hormona.

03/04/2013 8:34
AA

Si la baja estatura de los hijos no tiene relación con algún problema médico, los padres de familia pueden quedarse tranquilos, señalan los médicos en un estudio, ante la preocupación generalizada respecto a la estatura promedio de un niño.

De acuerdo con el doctor David Allen, coautor del artículo y profesor de pediatría de la Facultad de Medicina y de Salud Pública de la Universidad de Wisconsin, en Madison, aun cuando la preocupación por ver que un hijo es bajito de estatura es legítima, lo cierto es que la mayoría de los niños bajitos están sanos.

Las causas médicas que pueden determinar un freno en el crecimiento pueden ser desde una deficiencia en la hormona de crecimiento hasta trastornos genéticos y una glándula tiroides hipoactiva.

El problema, según los médicos, es que a pesar de que el niño está sano, los padres se preocupan y buscan la manera de aplicar un tratamiento con hormona de crecimiento, el cual en Estados Unidos es aceptado aun sin haber una causa médica para la pausa en el crecimiento.

La doctora Patricia Vuguin, endocrinóloga pediátrica del Centro Médico Pediátrico Cohen en New Hyde Park, Nueva York, reveló que mientras algunos médicos no recomiendan el tratamiento con hormona de crecimiento, otros sí lo hacen, por ello pidió a los padres de familia que tomen con realismo las expectativas de crecimiento de sus hijos.

En niños bajitos, el uso de hormona de crecimiento puede aumentar de 2.5 a 7.6 centímetros de estatura al niño en la adultez, no obstante, también influyen algunos factores, como que ambos padres sean bajos de estatura, porque “no es posible controlar el potencial genético”, como señalaron los expertos.

Allen señaló que sólo en el caso que un niño sano sea extremadamente bajito puede considerarse el uso de la hormona de crecimiento, no obstante, en un plano general, es preferible observar su ritmo de crecimiento y evitar que los padres se preocupen demasiado.

Una de las preocupaciones de los padres es que, en un futuro, sus hijos sean adultos bajitos y ellos signifique, inclusive, una desventaja profesional, no obstante, señalaron que los estudios demuestran que la gente de baja estatura no es menos feliz que aquella que tiene una estatura más alta.

Inclusive, señalaron que no hay evidencia de que ser más alto procure una mejor calidad de vida.

Existe también otro problema, que es el monetario, y es que cada pulgada que se aumenta con un tratamiento con hormona de crecimiento cuesta entre 35 mil y 50 mil dólares.

Finalmente señalaron que, hasta ahora, no se ha demostrado que exista un efecto secundario por el uso de la hormona de crecimiento, aunque, como señaló Allen, existen teorías de que su uso, a largo plazo, podría traer como consecuencia el padecimiento de diabetes o de algunos tipos de cáncer, pero hizo hincapié en que se trata solamente de teorías. (Con información de Medline Plus)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: