Hormona influye en crisis financieras

Estudio de la Universidad de Cambridge explica que los corredores de bolsa e inversionistas producen más cortisol en periodos de fuerte estrés.

20/02/2014 6:56
AA

Un proceso bioquímico humano tiene más efectos en la economía global de lo que se había imaginado. Investigadores de neurociencias de la Universidad de Cambridge, Inglaterra, publicaron hoy en la capital inglesa un estudio que demuestra que los corredores de bolsa e inversionistas en las bolsas de valores producen una gran cantidad de la hormona Cortisol durante los periodos en que la bolsa sube y baja  muy rápido en sus indicadores de valor. Posteriormente, la abundancia de esa hormona los lleva a evitar riesgos durante periodos de varios días.

 
“Este ciclo bioquímico puede ser la causa de que crisis financieras se prolonguen”, dijo el líder del estudio John Coates, de Cambridge.
 
Este mismo estudio fue difundido a la comunidad científica a través de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, de Estados Unidos.
 
Según la investigación, cuando hay alta volatilidad financiera, con fuertes subidas y caídas de precios e intereses, se presenta luego un periodo de estancamiento económico en el que las inversiones no quieren participar en proyectos o negocios que impliquen riesgo. Esto no se debe a una conducta razonada de prudencia, sino al exceso que hay en sus cuerpos de la hormona Cortisol. Este mismo fenómeno se observó en voluntarios, que no se dedican a las finanzas, y que fueron sometidos a estrés y retos de apuesta y riesgo.
 
El profesor Coates y sus colegas pudieron medir que el nivel de la hormona Cortisol aumentó en 68%, promedio, en un grupo de corredores de bolsa de la zona financiera de Lonres, conocida como “the City”, quienes aceptaron que se les midiera la química de la sangre durante ocho días en lo que se presentó mucha inestabilidad financiera.
 
Los científicos tomaron estos datos y luego hicieron un modelo en el que reprodujeron condiciones similares, pero con voluntarios que no manejaban grandes sumas de dinero y que acudieron a resolver retos y apuestas en el Hospital de Addenbrookes, de Cambridge.
 
A los voluntarios se les suministraron, con supervisión médica, pastillas con hidrocortisona, para aumentar los niveles de Cortisol en su sangre en 68%, como había ocurrido con los corredores de bolsa sometidos a estrés financiero.
 
Entre los voluntarios a los que se elevó artificialmente el nivel de Cortisol, decayó en 44% el deseo por jugar juegos de apuestas o riesgos. En varias repeticiones se vio una relación entre el aumento de Cortisol y el menor apetito de “arriesgar para ganar”, según reporta la Universidad de Cambridge.
 
El profesor Coates propone que sí hay una relación entre esta variable neuroquímica y el comportamiento de las bolsas de valores del mundo. Agrega que la explicación podría ser que, al tener mayor cantidad de hormona Cortisol en la sangre, el jugador o el corredor de inversiones no se siente capacitad para evaluar adecuadamente  el potencial daño de un juego de riesgo porque puede sentir que hay variables que no puede percibir.
 
“Parece que aquí tenemos evidencia de que hay un poderoso mecanismo psicológico que incluye en ls crisis financieras y del que no están al tanto no los negociadores, ni los controladores de riesgo ni los diseñadores de políticas públicas para las finanzas”, indica el autor del estudio publicado en la revisa PNAS.
 
“El estudio nos está indicando que cuando el ser humano tiene dudas sobre el tamaño o dimensión del riesgo que está tomando, prefiere apostar por lo que es estable. Cuando esto se intepreta, en casi todos los modelos económicos, como estancamiento de mercados”, indicó Coates.
 
El estudio de neuroquímica fue publicado como segunda nota más importante de la sección nacional del diario británico Finantial Times, en una temporada en la que existen temores por la posible volatilidad de las bolsas europeas, lo cual ha provocado que muchos inversionistas prefieran vender acciones de empresas activas  y mejor dediquen ese dinero a la compra de oro, que es un metal seguro y que difícilmente pierde valor ante crisis financieras o inmobiliarias.

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: