Humanos y monos tienen mismas actitudes

Científicos de las universidades de Harvard y Duke comprueban que el hombre reacciona en ciertas situaciones como el chimpancé y el mono bonobos.

29/06/2010 9:43
AA

Al igual que el mono bonobos, el hombre experimenta cambios hormonales cuando está ante una situación competitiva; pero cuando busca mantener un estatus, sus reacciones fisiológicas son similares a las de un chimpancé, señala un estudio realizado por las  universidades de Harvard y Duke.

Victoria Wobber del Departamento de Biología Humana Evolucionaria en la mencionada institución, explicó en un artículo publicado en la revista Public Library of Sciences,  que “estos resultados indican que los cambios en las hormonas relacionadas con el ímpetu competitivo de los hombres se comparten por descendencia con los simios”.

Los investigadores demostraron que las variaciones en la conducta competitiva en las especies y los individuos está vinculada a variaciones fisiológicas.

Los machos humanos habitualmente experimentan un incremento de la cortisol antes de muchos tipos de competencia de manera similar a la que se ha observado en los bonobos

Pero si los hombres tienen lo que los investigadores dominan “un motivo de alto poder” o un fuerte deseo de alcanzar o mantener un estatus elevado experimentan un incremento de la testosterona antes de la competencia.

Los cambios rápidos en las hormonas testosterona y cortisona durante la competencia difieren de acuerdo con las respuestas psicológicas y de comportamiento del individuo y de la especie ante la competencia, explicaron los investigadores.

Los chimpancés -Pan troglodytes que habitan en África central y occidental- viven en sociedades dominadas por los machos donde el estatus es sumamente importante y la agresión puede ser grave.

Entre los bonobos – Pan paniscus que habitan en las forestas de la República Democrática del Congo- una hembra es siempre el miembro más dominante del grupo y la tolerancia permite una cooperación más flexible y la distribución de la comida.

Los científicos estudiaron durante mucho tiempo si las diferencias en la conducta competitiva podían explicarse por las diferentes respuestas fisiológicas en la competencia.

Para su estudio los investigadores recolectaron muestras de saliva de los simios, y para obtenerlas usaron bolas de algodón endulzadas con caramelo.

Luego midieron los niveles hormonales antes y después de que se les presentara una pila de comida a parejas de ejemplares de ambas especies.

Los científicos verificaron que los machos de ambas especies que eran intolerantes y no podían compartir la comida con sus semejantes, mostraban cambios hormonales en la anticipación de la competencia por la comida.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: