Humo y perros aumentan riesgo de asma

De acuerdo con un estudio canadiense, la exposición combinada de estos elementos eleva la tendencia de los pequeños a desarrollar la enfermedad.

21/06/2010 10:41
AA

Hay combinaciones de hábitos que pueden perjudicar la salud, en el caso de los niños,  aquellos que estén expuestos al humo de cigarro de segunda mano o al dióxido de nitrógeno y además crecen con un perro en casa, podrían tener un alto riesgo de desarrollar asma.

Un estudio realizado en Canadá encontró que los niños expuestos al gas tóxico y al alérgeno de los perros en sus primeros 12 meses de vida, incrementaban cinco veces su tendencia a tener asma a los siete años. Mientras que el humo de cigarro que llegaba de manera indirecta a los infantes, triplicó ese riesgo.

La investigación se hizo basada en los casos de 380 niños que tenían un alto riesgo de desarrollar asma por herencia familiar.

Se comparó la exposición infantil a alérgenos caninos, humo de segunda mano (según la medición de cotinina, un desecho de nicotina, en la orina y en el cordón umbilical al nacer) y dióxido de nitrógeno, gas presente en los escapes de los automóviles y en el humo de combustible quemado.

A los 7 años de edad, 71 niños (19 por ciento) tenían asma y 141 (casi 41 por ciento) una “hiperreactividad bronquial”, que ocurre cuando las pequeñas ramificaciones aéreas se estrechan demasiado ante un estímulo (como el aire frío), dificultando la respiración.

Tener un perro fue lo único que aumentó el riesgo de desarrollar asma de manera independiente. La exposición individual a las sustancias contaminantes en el aire no tuvieron el mismo efecto.

Aun así, las combinaciones de las exposiciones aumentaron el riesgo de sufrir la enfermedad. Por ejemplo, los niños de 7 años que habían convivido con un perro en la infancia y habían estado expuestos a dióxido de nitrógeno eran 4,8 veces más propensos a ser asmáticos que el resto.

Y la combinación de la exposición al alergeno canino con el humo de cigarrillo de segunda mano aumentó el riesgo 2,7 veces.

La probabilidad de sufrir la enfermedad respiratoria fue aún mayor para el subgrupo de niños con atopía, una tendencia hereditaria a desarrollar enfermedades alérgicas, como eczema, rinitis alérgica o asma.

En esos niños, la exposición temprana al humo de segunda mano triplicó el riesgo de desarrollar hiperreactividad bronquial.

El equipo de investigadores, encabezados por  Chris Carlsten, del Hospital General de Vancouver publicaron las conclusiones de su estudio en el European Respiratory Journal.
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: