Importancia del afecto en el desarrollo del lenguaje

Bebés de poco más de un año son capaces de aprender una nueva palabra con sólo seis repeticiones

24/02/2014 12:12
AA
Durante veinte años, el Laboratorio de Infantes de la Facultad de Psicología de la UNAM  estudió los procesos detrás del habla espontánea de los niños y cómo aprenden palabras y  elaboran frases.
 
La investigación abarca el habla y abordan el habla la relación de los niños con sus papás para obtener información sobre las palabras y frases que utilizan desde pequeños y realizan proyectos de comprensión y adquisición de habilidades cognitivas, con los métodos experimentales y recursos de investigación más actualizados.
 
Al ser cuidados por padres sensibles, los bebés dicen sus primeras 50 palabras antes y desarrollan más rápido sus habilidades de aprendizaje y autorregulación emocional. 
 
Cuando presentaron el resultado de la investigación coordinada por Elda Alicia Alva, manifestó que la falta de afecto repercute en el desarrollo cognitivo y en el manejo de las emociones lo que provoca  consecuencias negativas en el aprendizaje y de relaciones sociales. 
 
Explicó también que las conductas parentales sensibles deben ser recíprocas y útiles para ajustar las actividades de los padres a las necesidades y el estado emocional de sus hijos como por ejemplo al alimentarlos, acostarlos, bañarlos o jugar con ellos favorecen la atención conjunta hacia una actividad u objeto y brindan mayores oportunidades para aprender nuevas palabras. Gracias a las interacciones afectivas positivas, los niños pueden establecer diálogos.
 
Tania Jasso, también integrante del LI, expuso que si los padres usan diminutivos en las palabras le facilitan a sus hijos la adquisición del lenguaje.
 
 “En trabajos realizados en el laboratorio, observamos que a partir de los 30 meses de edad conocen su significado y lo utilizan para hacer alusión al tamaño de los objetos antes de incorporar el aumentativo en su habla espontánea”, dijo.
 
Aprendizaje de palabras
 
Estudios que evalúan la adquisición de vocabulario encontraron que bebés de poco más de un año son capaces de aprender una nueva palabra con sólo seis repeticiones.
 
Si el pequeño dirige la  mirada al objeto asociado a una palabra nueva es capaz de aprenderla, se encuentra una disminución de los tiempos de reacción al incrementar la edad de los niños, hallazgo sin precedente que implica una especialización en la respuesta a estímulos lingüísticos a partir de los 15 meses.
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: