Impulsan técnica para evitar hemorragias obstétricas

La técnica Rodríguez-Bosch tiene como objetivo evitar hemorragias en pacientes con acretismo placentario

02/12/2015 8:38
AA

Mario Roberto Rodríguez Bosch, jefe del Departamento de Obstetricia del Instituto Nacional de Perinatología (INPer), declaró en conferencia de prensa que para evitar los decesos por hemorragias postparto, se está impulsando la técnica Rodríguez-Bosch, la cual consiste en dejar la placenta en su lugar tras el nacimiento. 

Destacó que esta técnica quirúrgica, evita la hemorragia masiva en las pacientes con acretismo placentario, que es una inserción anómala de la placenta que se adhiere a alguna parte del útero o incluso en su totalidad, hasta atravesarlo e invadir otros órganos como la vejiga.
 
Este problema se presenta en especial en mujeres a las que se les han practicado más de dos cesáreas o que han tenido intervenciones quirúrgicas de algún tipo o legrado, lo que propicia que la placenta se adhiera a las paredes e invada el tejido del útero.
 
De hecho, explicó, en los últimos 50 años el acretismo placentario ha incrementado su prevalencia hasta 10 veces, debido en parte a que la cesárea es cada vez una práctica más frecuente.
 
Recordó que para tratar este problema tradicionalmente se ha practicado la histerectomía obstétrica, que consiste en extraer la placenta con todo y útero; sin embargo en pacientes en las que el acretismo está muy vascularizado (con muchas ramificaciones de arterias y venas), el riesgo de hemorragia es muy alto.
 
Por ello esta técnica solo se puede realizar en centros altamente especializados, con bancos de sangre y oncólogos, cirujanos vasculares, urólogos y gente con mucha experiencia.
 
La segunda técnica es la conservadora, la cual consiste en dejar la placenta en el lugar y esperar a que el organismo la expulse; sin embargo esto lleva a complicaciones infecciosas o que la paciente no pueda sacar la placenta y se tenga que hacer nueva intervención.
 
En este caso, la técnica Rodríguez-Bosch combina lo mejor de ambas técnicas, de manera que se procede a hacer la respectiva cesárea en la parte menos vascularizada de la placenta y tras el parto, volver a introducirla al útero.
 
Ello permite que no se produzca hemorragia, además de que ayuda a la paciente a sobrevivir a la cirugía y ser intervenida en una segunda etapa, en la cual se retira la placenta con el útero sin los riesgos de infección y hemorragia.
 
A diferencia de la técnica tradicional, para practicar esta técnica no se requiere de muchos recursos, por lo que puede ser aplicada en casi todos los centros y clínicas.
 
El doctor Rodríguez Bosch aseguró que el Instituto Nacional de Perinatología cuenta con la infraestructura técnica y humana para recibir a todas las pacientes con acretismo placentario del país, a fin de ser atendidas con esta técnica.
 
De igual forma aseguró que están abiertas las puertas del instituto para capacitar a todo obstetra que requiera adquirir conocimientos de esta técnica, a fin de aplicarla en las zonas rurales o de difícil acceso de equipo altamente especializado.
 
Aseguró que como resultado de ésta y otras técnicas, desde 1993 no ha habido ninguna muerte materna en el Instituto de Perinatología por hemorragia obstétrica
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: