Médicos del IMSS extraen por completo útero con bebé

Especialistas realizaron una histerectomía total abdominal con feto in útero

04/10/2018 7:39
AA
complicaciones placentarias

Médicos del Hospital Rural IMSS-PROSPERA en Tlaxiaco, Oaxaca, interrumpieron el embarazo de una mujer de 30 años para extraer por completo su útero, el cual incluía a una bebé de 2.5 kg debido a complicaciones placentarias.

De acuerdo con el comunicado del Instituto Mexicano del Seguro Social, la paciente tuvo que ser intervenida de emergencia al detectarse preeclampsia severa y complicaciones placentarias, por lo que se decidió la interrupción inmediata de su embarazo de 35 semanas.

Luego del ingreso normal de la paciente al Hospital del IMSS, los médicos debieron realizar una cirugía complicada llamada histerectomía total abdominal con feto in útero; es decir, la extirpación total del útero con el feto dentro y la extracción posterior del bebé.

Te recomendamos: ¿Cómo tener un bebé con quistes ováricos?

¿Cuáles fueron las complicaciones placentarias?

Marco Antonio Martínez Castellanos, director del Hospital Rural IMSS-PROSPERA No. 34, explicó que Juana Reyes Melchor ingresó al nosocomio con un embarazo aparentemente sin complicaciones y con datos de ultrasonido obstétrico que referían placenta normal.

Sin embargo, una vez internada, reportó intenso dolor púbico y sangrado escaso. A la exploración se le diagnosticó preeclampsia con datos de severidad y en la sala de operación se le detectó placenta previa total y placenta acreta.

La placenta acreta es considerada una urgencia obstétrica debido a su alta mortalidad materno fetal, ya que es causa de hemorragia masiva durante la atención del parto y posterior, así como lesiones a vejiga e intestinos.

En tanto, la placenta previa completa o total sucede cuando la placenta obstruye el orificio cervical. Su crecimiento es proporcionalmente menor al tamaño de la cavidad uterina y puede suceder que hacia el final del embarazo.

A medida que el útero se extiende, la placenta pueda alejarse del orificio cervical y permitir la salida del bebé.

De hecho, a medida que el útero y la placenta crecen, generalmente cambian de posición. Una mujer embarazada puede tener placenta previa durante las primeras etapas de la gestación, pero  llegar al tercer trimestre con la placenta situada más arriba, sin riesgo de bloqueo de la salida del útero.

Conoce más sobre: Varicocele, la causa de infertilidad más común

Riesgos por complicaciones placentarias

La principal complicación de la placenta previa es el sangrado que pueda surgir antes, durante o después del parto. La pérdida de sangre puede ser voluminosa y poner en peligro la vida de la mujer embarazada y el feto.

En el caso de placenta acreta, el riesgo de hemorragia masiva es alto y puede requerir una histerectomía (extirpación quirúrgica del útero) para su control.

Por lo anterior, los especialistas de IMSS-Prospera llevaron a cabo este delicado procedimiento con éxito, por lo que la madre y la niña fueron estabilizadas y no se requirieron cuidados de terapia intensiva. Ambas pudieron salir del Hospital Rural unos días después.

Con información de MedlinePlus e IMSS


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: