Insomnio aumenta dolores en la madurez

Personas mayores de 50 años que no duermen bien, desarrollan ansiedad, lagunas de memoria y deterioro generalizado de la salud.

18/02/2014 3:02
AA
El insomnio y el sueño intermitente en el que no se alcanzan las fases profundas de descanso y restauración del cerebro son los principales factores, no asociados a enfermedades, que estimulan la aparición de dolor entre hombres y mujeres mayores de 50 años de edad, según un estudio británico.
 
La investigación publicada este mes en la revista Artritis y Reumatología, del Colegio Americano de Reumatología, indica que además del dolor crónico, las personas maduras que no duermen adecuadamente también desarrollan síntomas adversos como ansiedad, lagunas de memoria y un deterioro generalizado en la salud que se manifiesta con dolores distribuidos por todo el cuerpo.  
 
Dolores del sistema músculo-esquelético, incluyendo huesos, nervios y músculos, son más prevalente mientras las personas envejecen más y después de los 65 años se pueden convertir en una experiencia diaria. El dolor generalizado está relacionado con diferentes enfermedades, entre ellas la fibromialgia que afecta al 15% de las mujeres y 10% de los hombres mayores de 50 años.
 
La investigación que relaciona al insomnio con el dolor generalizado fue encabezada por el doctor John McBeth del Centro Británico de Cuidados Primarios para la Artrítis, de la Universidad Keele, en Staffordshire.
 
El equipo colectó datos de 4 mil 326 adultos mayores de 50 años, a quienes se analizó según un conjunto de variables que incluyeron dolor, salud psicológica y física, estilo de vida y grupo demográfico.
 
Al principio del estudio mil 562 sujetos reportaron que no tenían ningún tipo de dolor, mientras que 2 mil 764 tenían dolor incipiente en algunas partes del cuerpo. Todos los voluntarios que participaron en el estudio tuvieron seguimiento durante tres años.
 
El resultado mostró que después del seguimiento 800 participantes en el estudio (equivalentes al 19% de la muestra) reportaron haber desarrollado dolor generalizado. Este crecimiento en el número de pacientes con dolores generalizados fue mayor entre el grupo de quienes no tenían dolores al principio de la investigación (25%) que entre quienes ya reportaban dolores desde el comienzo del estudio (8%).
 
Entre los factores que cambiaron, a lo largo de tres años, entre los pacientes estudiados estuvo un crecimiento en los niveles de ansiedad y un empobrecimiento o pérdida en la calidad del nivel de vida.  Estos y otros problemas emocionales condujeron a dormir menos horas y con menor calidad, además de que posteriormente desarrollaron el dolor generalizado. Análisis más detallados por individuo mostraron la relación entre aquellos pacientes que comenzaron a vivir con dolor generalizado y su baja en horas y calidad de sueño.
 

“Hasta ahora teníamos muy claro que al rebasar los 50 años aparece la oestoartritis como una causa común de dolor generalizado, pero ahora tenemos datos que nos señalan que la falta de sueño no sólo provoca más niveles de ansiedad, confusión y errores cognitivos, también parece ser un importante factor de riesgo para desarrollar dolor generalizado”, indicó el doctor McBeth. “Esto nos lleva a plantear la necesidad de proporcionar a las personas en edad madura intervenciones combinadas en las que el tratamiento para apoyar al sueño y a una buena calidad del sueño sean vistas como una ayuda en el tratamiento del dolor”. 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: