Insuficiencia renal requiere cuidado especial

Una persona con problemas en los riñones requiere diálisis o hemodiálisis constante para equilibrar el organismo y evitar la muerte.

01/03/2013 11:05
AA

¿Qué atenciones médicas y cuidados especiales requiere una persona que tiene insuficiencia renal, hepatitis C, hipertensión y aneurismas seculares en dos arterias cerebrales?

Son esas algunas de las enfermedades que aparecen en el documento que presentó Jesús Francisco Walliser Duarte, médico de cabecera de Elba Esther Gordillo, al Juez sexto de Distrito de Procesos Penales Federales para solicitar que hospitalización de la ex líder sindical. 

Especialistas analizaron, en entrevista con SUMEDICO las posibilidades y las consecuencias a la salud que puede generar el que diversos padecimientos convivan en un mismo organismo.

De acuerdo con el médico gastroenterólogo Gualberto Mateos( *), adscrito al Hospotal Ángeles del Pedregal, un paciente con insuficiencia renal y un solo riñón puede mantenerse con vida, pero tanto sus condiciones de salud como las necesidades externas para ayudarlo a vivir en esas condiciones deben ser extremas

“La insuficiencia renal hay que entenderla como el mal funcionamiento de ambos riñones, los cuales sirven como un filtro para liberar de sustancias tóxicas el organismo, una situación que podría agravarse demasiado en un paciente que cuenta con un riñón solamente”, explicó el especialista.

Las causas de la insuficiencia renal pueden ser diversas, así como su curso, de acuerdo con el especialista, quien señaló que pueden ser tanto crónicas como agudas, por ejemplo una hemorragia severa en la cual el flujo de sangre que llega al riñón no es suficiente y el órgano se vea afectado, o bien a causa de una infección severa, no tratada, y “la insuficiencia renal tomaría aproximadamente una semana o un mes para manifestarse. No obstante, en México, la principal causa de un mal funcionamiento renal es como derivación de una diabetes mal controlada durante 10 0 15 años, aproximadamente”.

Cuidados extremos
Al ser el riñón un órgano cuya función principal es mantener el equilibrio de sustancias en el cuerpo, misma función que realiza el hígado, lo más importante, en caso de padecer un mal funcionamiento renal, e inclusive hepático, es tener una alimentación saludable, sin consumir alimentos que favorezcan la acumulación de sustancias que deben ser eliminadas del cuerpo, ya que “si se acumulan ese tipo de sustancias y no son eliminadas, entonces eso podría condicionar la muerte del paciente”.

El doctor Mateos explicó que los pacientes con insuficiencia renal, con ambos riñones o solamente uno, deben mantenerse en constante vigilancia y control, enriqueciendo su alimentación al reducir la ingesta de sales y aumentando las proteínas que favorezcan el trabajo del riñón por una mayor cantidad de tiempo.

“Este tipo de pacientes también son propensos a desarrollar anemias, y se les dan transfusiones sanguíneas, así como complementos de hierro, pero lo más importante es realizar la limpieza del organismo, la cual se realiza por medio de diálisis o hemodiálisis. la primera se lleva a cabo colocando un popote en la cavidad abdominal, inoculando un suero que limpia el organismo, y la segunda se lleva a cabo cuando la diálisis ya no es suficiente, y esto se realiza limpiando la sangre, pasándola por un filtro y devolviéndola al cuerpo libre de toxinas”,  explicó el especialista.

No obstante, señaló que la diálisis, para una persona con insuficiencia renal y un sólo riñón, debe llevarse a cabo al menos una vez cada dos días, si no es que diariamente, mientras que la hemodiálisis debe realizarse por lo menos una vez cada dos semanas para poder mantener el equilibrio del organismo.

Convivencia de enfermedades
En un paciente con un cuadro médico de insuficiencia renal y hepatitis C, el especialista señaló que sí es posible que ambas enfermedades convivan en el organismo, ya que la hepatitis C es una infección viral que genera un problema crónico en el hígado, la cual ya cuenta con tratamientos suficientes para tener un buen control, sin que la enfermedad progrese. 

No obstante, el doctor Mateos explicó que cualquiera de las dos enfermedades, tanto la renal como la hepática, pueden condicionar la muerte del paciente, ya que “si se suman las dos en estados críticos, el estado de salud de quien las padece está realmente afectado”.

“Porque la insuficiencia renal causa deterioro de las funciones generales del organismo, al no haber un equilibrio tras no cumplir con sus funciones de limpieza, y esto, en casos graves, conduce a la muerte; y la hepatitis C, de no atenderse debidamente, progresa de tal forma que puede causar que el hígado se dañe por completo hasta desarrollar una cirrosis hepática, afectando sus funciones, hasta llegar  a la muerte”, concluyó el doctor Mateos.

Respecto a la hipertensión arterial, el doctor Enrique Gómez Álvarez (**), jefe de división de Cardiocirugía del Centro Médico Nacional 20 de noviembre del ISSSTE, señaló que para poder tener una buena calidad de vida con esta enfermedad es necesario mantener apego a un tratamiento que se lleva diariamente, además de monitorear la presión constantemente.

El especialista especificó que además la hipertensión es la primera causa de insuficiencia renal, y ambas enfermedades actúan como un círculo vicioso porque una causa a la otra y “como los riñones ayudan a regular la presión arterial, cuando ya están enfermos, esa tarea simplemente no puede efectuarse”.

Señaló también que la presión en un paciente hipertenso debe ser menor a 140 / 90, durante todo el día, de lo contrario tiene impactos graves para el corazón, el cerebro y los riñones porque hay una descompensación del flujo sanguíneo que los mantiene sanos.

Refirió que si no se monitorea la presión arterial a diferentes horas del día para comprobar que se encuentra dentro de los límites establecidos, al cabo del tiempo, se desarrolla un problema de insuficiencia renal debido a una mala circulación en los riñones.

Otro agravante, los aneurismas

Según el jefe del cardiocirugía, tener hipertensión afecta diferentes tejidos corporales, y al ser el cerebro uno de los principales órganos dañados, se puede desatar la Enfermedad Vascular Cerebral, “situación que se agrava con los aneurismas (debilidad de la arteria cerebral que conecta con la aorta coronaria), sumado a que se cree que la hipertensión arterial juega un papel en los aneurismas aórticos principalmente”, concluyó. (Con información de Sara Arellano)

(*) Dr. Gualberto Mateos Pérez
Cirugía General / Gastrocirugía / Endoscopía
Hospital Ángeles del Pedregal

(**) Dr. Enrique Gómez Álvarez
Cardiólogo
Jefe de división de Cardiocirugia del Centro Médico Nacional 20 de Noviembre


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: