Inunda mercado pastillas falsas para adelgazar

Internet ofrece un mercado global a los falsificadores. Saben dónde está la demanda y dónde se pueden obtener las máximas ganancias.

11/07/2010 9:28
AA

Los nutriólogos coinciden en que las dietas mágicas no existen, y una alimentación balenaceada debe ir acompañada de ejercicio para bajar o mantener el peso.

Sin embargo, los métodos falsos para bajar de peso, aunado con los trastornos alimenticios siguen siendo de los problemas más recurrentes, pero ahora desde hace tiempo, a estos dos problemas se suma uno más: el mercado de las pastillas falsas para adelgazar.

Según reportes de Gran Bretaña, ahora se ven paquetes de pastillas empacados en montones, algunos de ellos envueltos en periódicos del Medio Oriente. Ninguno de ellos se encuentra en las cajas de cartulina en las que vendrían las medicinas auténticas.

Pero hay montones de instrucciones, todas listas para ser empacadas y enviadas a compradores por internet que buscan obtener las medicinas rápido y sin receta médica.

Junto a los paquetes está Mick Deats, funcionario de la agencia regulatoria británica para los productos médicos (MHRA, por sus siglas en inglés).

Ingrediente activo
Las pastillas en este sótano son falsificaciones de dos productos anti obesidad disponibles con receta médica: Xenical, la marca empleada por la firma Roche para el orlistat, y Reductil, la marca de laboratorios Abott para sibutramine.

Esta última fue retirada en enero del mercado europeo, luego de que surgieran preocupaciones acerca de que podría aumentar el riesgo de ataque cardíaco para aquellos con enfermedades cardiovasculares.

“Ambas medicinas son frecuentemente falsificadas. Incautamos ese tipo de sustancias aquí en el Reino Unido muy seguido”, dijo Deats, un ex policía.

“Internet le ofrece un mercado global a los falsificadores. Saben dónde está la demanda y dónde se pueden obtener las máximas ganancias. Por eso ubican esos productos mediante farmacias y sitios web ilegales en el mundo desarrollado, donde la penetración de internet es alta”, agregó.

Si uno compra ese tipo de pastillas de un sitio web de mala reputación, advierte, terminará con pastillas que no le harán mucho bien.

“No hay pastillas falsificadas buenas. Las hacen en condiciones por debajo de los estándares, contienen impurezas que no conocemos. El hecho de que contengan algún ingrediente activo no las hace buenas”, dijo Deats.

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: