iPhone es el nuevo estetoscopio

Un software llamado iStethoscope ha revolucionado el simple uso de un estetoscopio tradicional, el nuevo podría asistir pacientes remotamente.

31/08/2010 3:42
AA

El iPhone es un estuche de posibilidades, incluso es un estetoscopio virtual gracias al nuevo software llamado iStethoscope, para este dispositivo, el cual ha sido descargado por más de tres millones de médicos, según dice el  Peter Bentley, investigador de la la Universidad de Londres.}

Este programa es capaz de controlar los latidos del corazón y otros ruidos del cuerpo humano, además de grabar las ondas de esos sonidos y cuesta menos de un dólar.

El iStethoscope es un gran paso tecnológico y una mejora importante al aparato que fue inventado en 1816, y este programita, además de cumplir las funciones básicas del estetoscopio tradicional podría permitir salvar vidas en lugares remotos, ya que los médicos pueden enviar por e-mail el registro de los sonidos cardíacos del paciente para obtener la asesoría de especialistas en cualquier parte del mundo.

“Su uso es muy sencillo, se elige la modalidad para escuchar, que puede amplificar o silenciar el sonido, y se coloca el micrófono del teléfono directamente sobre la piel y sobre el corazón”, explicó Bentley.

“Si el aparato está colocado en la posición correcta, se puede obtener un sonido claro y nítido del corazón”.

Ayuda para diagnóstico

El programa permite grabar estos sonidos, que posteriormente pueden ser guardados y enviados por correo electrónico a otros usuarios. O el médico puede simplemente mirar este registro, llamado espectrograma, que muestra el volumen y frecuencia de los latidos, para realizar un diagnóstico.

“Muchos cardiólogos y profesionales de la medicina en general han mostrado gran interés en la aplicación en todo el mundo y me han dicho que les ha permitido, por primera vez, tomar muestras del estado del corazón de un paciente en el mundo en desarrollo y enviar en un e-mail esas muestras a especialistas en cualquier otro lugar del planeta”, comentó Bentley.

“Así han podido obtener ayuda especializada para llevar a cabo diagnósticos, lo cual creo que es un avance importante”.

La idea del iStethoscope surgió cuando el investigador estaba escribiendo un libro sobre ciencia informática y el software iba a ser un experimento.

“Para mi sorpresa, comencé a recibir muchas llamadas de cardiólogos interesados; incluso uno viajó de Estados Unidos para ayudarme a mejorar la aplicación y también colaboró conmigo un especialista en estetoscopios digitales”, afirmó Bentley.

“Realmente me quedé atónito por el gran interés que despertó y al parecer la combinación del iPhone con mi software parecen llevar a cabo muy bien este trabajo”.

El programa cuenta con varias modalidades para mejorar los resultados, incluidos frecuencia de muestra, propagación de audio, filtros de audio y acelerómetro para actualizar la frecuencia.

Experiencia

El investigador advierte que toma años a un médico aprender a usar un estetoscopio correctamente y de la misma forma se debe aprender a colocar adecuadamente el iStethoscope para poder obtener un sonido claro y preciso.

Además, el micrófono del iPhone es más pequeño que el diafragma del estetoscopio convencional, así que si no se coloca en el lugar adecuado no se podrá escuchar ningún sonido.

Bentley también subrayó que el iPhone no debe utilizarse sobre el corazón de pacientes a quienes se les ha colocado un marcapasos.

El iStethoscope no es la primera aplicación para teléfonos inteligentes que están transformando la práctica médica.

En la tienda de aplicaciones de Apple hay unas 6.000 dedicadas a la salud y esto se debe, dicen los expertos, a que el iPhone -y en general los smartphones- es uno de los aparatos favoritos de los facultativos.

En Estados Unidos, varias escuelas de medicina -incluidas las de las universidades de Georgetown, Louisville y la estatal de Ohio- requieren que sus estudiantes utilicen un teléfono inteligente.

La descarga del iStethoscope cuesta US$0.90.

Tomando en cuenta que un aparato convencional que muestra el espectrograma de sonidos cardíacos puede llegar a valer US$20.000, ¿se arrepiente Peter Bentley de no haber vendido su programa a mayor precio?

“Creo que si lo hubiera vendido más caro no hubiera obtenido el enorme interés que ha despertado”, dijo el investigador.

“Me sastisface saber que la aplicación está al alcance de todos”, completó.

 

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: