Joven crea brasier para detectar cáncer de mama

Julián Ríos de 17 años, creo un método para realizar diagnósticos más precisos y seguros

02/03/2017 12:16
AA

Julián Ríos es un joven de 17 años que ha diseñado un brasier que utiliza sensores e inteligencia artificial para realizar diagnósticos de cáncer de mama más precisos y seguros.

“A mí madre le amputaron los dos senos y estuvo a punto de perder la vida por un mal diagnóstico”,  declaró.

Debido a la experiencia que tuvo con su mamá, Julián y cuatro de sus compañeros, se dieron a la tarea de desarrollar un método para diagnosticar cáncer que pudiera ser más certero que la autoexploración y que fuera menos riesgoso que las mamografías, cuya radiación y compresión puede provocar la propagación de células cancerígenas  en todo el cuerpo, según indica la National Breast Cancer Foundation y un estudio publicado en el British Medical Journal.

El funcionamiento del brasier

“Eva”, el brasier creado por los jovenes, integra 200 pequeños biosensores que se encargan de mapear la superficie de la mama y determinan la conductividad térmica por zonas.

Ríos indicó que cuando se registra más calor en algún área, significa que el flujo sanguíneo es mayor porque algo como el cáncer, está alimentando esos vasos.

Asimismo, los algoritmos que desarrollaron para el brasier, tienen la capacidad de comparar con una base de datos de 1,000 pacientes con cáncer, quienes a su vez agrupan 20 imágenes termográficas cada uno, lo que permite determinar el tipo y fase del cáncer.

“El algoritmo lo que hace es que de los datos térmicos que recopilan los sensores, mide las curvas de conductividad térmica. Quistes y malformaciones tienen diferentes curvas. El algoritmo ve la curva y dice, ésta se asemeja muchísimo a la de un quiste a partir de las imágenes de la base de datos que ya tenemos. Mediante los cientos de árboles de decisión, determina cuál tipo de cáncer es y en qué fase es más probable que se encuentre”, explica.

Los resultados

Tras un año de comenzar el proyecto, Ríos y sus compañeros ya han realizado pruebas teniendo como resultado hasta un 93% de efectividad de detección.

Para poder realizar la prueba, indica, la persona necesita utilizar el brasier entre 60 y 90 minutos a la semana.

Con este dispositivo, los jóvenes esperan que la información pueda ser compartida en tiempo real con un oncólogo para que avale los resultados obtenidos.

La comercialización

Ríos a través de su compañía Higia Technologies, planea comercializar el brasier a un precio no mayor de 2,500 pesos.

Asimismo, se espera que las bases de datos generen un valor alto para aseguradoras, hospitales, gobiernos y clínicas en general.

Por ahora, Ríos requiere de dos millones de dólares para realizar los trámites burocráticos ante la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) para hacer pruebas preclínicas, clínicas y después lanzar el producto al mercado.

“Eva es un dispositivo que no merece simplemente estar en las manos de las personas de poder adquisitivo alto, sino en las manos de todas las mujeres”, concluye.

(Con información de Expansión)

 


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: