Keyla sobrevivió gracias a una cirugía fetal

En México sólo hay 15 médicos especializados, este tipo de procedimientos se realiza en tres hospitales.

06/08/2015 8:32
AA
En México solamente hay 15 médicos entrenados en el extranjero para realizar una cirugía fetal. Están en los hospitales Infantil Federico Gómez, de Especialidades del Niño y la Mujer de Querétaro y el General de México, el cual desde 2013 ha atendido a nueve bebés. De ellos, cuatro están vivos, una es Keyla, una bebé de nueve meses, su madre cuenta la historia a sumedico.com
 
Keyla viviría cuando mucho unos tres minutos después del parto. Antes de nacer ya estaba enferma, era una entre 3 mil niños que presentaba una hernia diafragmática congénita, un defecto causado porque el abdomen y el tórax no se comunican adecuadamente, lo que facilita que el intestino, estómago, hígado, riñones o bazo se puedan desplazar y alojarse en el tórax, comprimiendo a los pulmones sin permitirles su crecimiento y desarrollo.
 
La operación
Contaba con otra cosa mas, la determinación de su joven mamá. María Luisa Lira se casó a los 19 años, a los 21 buscó ser mamá y lo consiguió. Fue a los cuatro meses de embarazo cuando se enteró que su bebé padecía esta malformación congénita y así, sin saber nada del tema, enfrentó la situación.
 
Fue la doctora que le hizo el primer ultrasonido en el hospital comunitario de San Felipe, Guanajuato la que le dijo que su bebé tenía una hernia que no le permitiría que sus pulmones crecieran y por lo tanto que la bebé pudiera respirar al nacer, la envío a una segunda revisión al lugar indicado, el hospital de Especialidades del Niño y la Mujer de Querétaro.
 
Ahí le dijeron que si su bebé hubiera nacido hace treinta años moriría casi instantáneamente sin que ningún médico pudiera hacer nada por ella, ni siquiera con el manejo hospitalario de alta especialidad, pero María Luisa había llegado a buenas manos, con uno de los cuatro equipos médicos que dan una segunda oportunidad a bebés que presentan estos problemas.
 
Si intervenían a Keyla, antes de nacer, sus posibilidades de vivir aumentaban un 90%, era riesgoso, le dijeron, pero valía la pena, hoy María Luisa está contenta de no haber dudado nunca en hacer todo lo que le pidieron para salvar a su pequeña.
 
En Querétaro la recibió el cirujano fetal Rogelio Cruz Martínez y la incorporó al protocolo de atención clínica. El procedimiento consistía en colocarle un balón en la tráquea que le permitiera que sus pulmones crecieran.
 
Desde el surgimiento de la laparoscopía, para corregir las hernias diafragmáticas congénitas se introduce una sonda de dos milímetros de diámetro que entra por la boca del feto y porta un globo que al inflarse en la tráquea genera el espacio para que los pulmones crezcan.
 
El globo permanece seis semanas en el cuerpo y luego los médicos lo ponchan. Debido a que Keyla necesitaría una atención de alta especialidad, nació en el Hospital Infantil Federico Gómez de la Ciudad de México.
 
El nacimiento
Nació por cesárea en el Hospital Infantil Federico Gómez y fue intervenida de manera inmediata. No fue un procedimiento normal, porque fue necesario brindar atención intensiva antes de que iniciara la respiración, así que aún conectada al cordón umbilical de María Luisa se le intervino, la entubaron y le brindaron soporte respiratorio con ventilación convencional, de alta frecuencia, óxido nítrico y otros medicamentos destinados a mejorar la oxigenación de su sangre.
 
Al nacer la separaron de María Luisa, estuvo 42 días en cuidados intensivos con soporte respiratorio. Su madre sufrió de anemia y contrajo una infección, fue internada por siete días en el hospital de la mujer en la Ciudad de México, fue siete días después que conoció a Keyla en persona, pues para la cesárea la durmieron completamente y no pudo conocerla.
 
Según el grado de desarrollo que hayan alcanzado los pulmones se determina el tiempo de cuidado que requieren los bebés en el hospital. A los 42 días, Keyla pudo dejar el hospital y María Luisa pudo cargarla y regresar a Guanajuato con un sueño hecho realidad.
 
Desde hace tres años los hospitales Infantil de México, de Especialidades del Niño y la Mujer de Querétaro y el General de México “Eduardo Liceaga”, pusieron en marcha las intervenciones intrauterinas. Son procedimientos de vanguardia, de alta complejidad con los que los pequeños pacientes tienen una sobrevida de 40 a 50%, de 2012 a la fecha se han realizado nueve intervenciones, de los cuales cuatro bebés están vivos y cinco fallecieron.
 
Keyla es una de ellas y tiene nueve meses. A María Luisa los médicos le explicaron que podría llevar una vida normal, brincar y correr, pero nunca podría realizar un deporte extremo, le dijeron que seria una niña susceptible a infecciones respiratorias, pero nada más.
 
Hasta el momento, la bebé se desarrolla bien, tiene sus revisiones periódicas y como se lo advirtieron a la madre, sufre de infecciones respiratorias frecuentemente, pero nada grave, dice María Luisa, “a las dos nos dio anemia, pero ya lo resolvimos, ella crece como una niña normal , juega y se desplaza como cualquier otro bebé de su edad, yo estoy agradecida por que Dios me puso con los médicos adecuados, estoy segura que todo mi embarazo, que no fue sencillo, valió la pena, cuando la veo estoy segura de que hice lo correcto, que salvarle la vida con la ayuda de los médicos fue un acto de amor y deseo profundo por conocerla”, dice. 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: