La alopecia no se cura con el uso de un champú

Existen diversos tipos de alopecia, desde la calvicie común hasta la que es provocada por cuestión hormonal o bien por causa emocional.

08/03/2011 8:15
AA

Si ves que tu cabello comienza a tapar la coladera del baño después de darte una ducha, o que los hombros de tus camisas van tomando las formas de un oso, tal y como dice el doctor Rodrigo Gutiérrez*, dermaoncólogo, “voltea a observar a tus padres y fíjate si están calvos o ya perdieron pelo”.

Una de las máximas preocupaciones de hombres y mujeres radica en la presentación que damos a los demás, sobre todo si ésta tiene que ver con la salud. Aunque para muchas personas un hombre calvo es interesante, para otra no. Sin embargo, la calvicie y la alopecia pueden ser cosa seria.

Por ello, SUMEDICO charló con el doctor Gutiérrez, quien amplió el espectro sobre la alopecia, sus orígenes e, incluso, su etimología.

“Alopecia viene del latín alopex, que significa lobo; el término entonces tiene que ver con el recambio de cabello. Alopecia significa ausencia de cabello”, comenta.

“La alopecia puede surgir de dos maneras: cicatrizal y no cicatrizal; posiblemente por un golpe se lastima el folículo y el cabello deja de crecer. Pero la alopecia más conocida es la androgenética, o calvicie, como comúnmente la llamamos, y no se necesitan estudios clínicos para determinarla sino una simple revisión. Es una situación que puede darse por cuestión genética u hormonal, en donde la testosterona juega un papel importante, ya que cuando cambia a DHT (dihidrotestosterona) favorece el empequeñecimiento o miniaturización del cabello que deja áreas despobladas en el cuero cabelludo”, explica el doctor Gutiérrez.

Es importante saber, también, a qué edad puede darse la calvicie como tal en una persona.

“Generalmente es hasta los 40 o 45, años pero también puede desarrollarse calvicie prematura en jóvenes de 20 años, en donde se percibe una disminución importante en el área frontal del pelo”, señala.

“Aproximadamente el 50 por ciento de los hombres mayores de 50 años tienen un grado de alopecia androgenética, a diferencia del 20 % en mujeres en ese rango de edad que pueden desarrollarla”, infiere el doctor.

Lo más importante, desde la perspectiva del médico, es acudir de inmediato con el dermatólogo cuando comiencen a surgir signos y síntomas de cualquier tipo de alopecia.

“El primer paso, sin duda, es observar al papá o la mamá, si hay calvicie en ellos y el paciente ha visto que su cabello comienza a caer, hay que acudir al médico para que los ayude a fortalecer el cabello y evitar su caída. No obstante puede ser hereditario, tampoco se trata de una genética autosómica dominante, puede ser que el papá sea calvo pero los genes de la madre, que no sufre de calvicie, se contraponen y evitan una calvicie como la del papá, o bien puede ser al revés, que la madre determine la calvicie aun cuando el padre no la haya sufrido”, detalla.

Los primeros síntomas de que algo va mal con el cabello son simples: presencia de cabellos en la almohada, la coladera o la ropa, “estos son focos rojos, así es que hay que acudir al médico para ver cuál es el motivo por el cual se está perdiendo cabello”, dice.

Sin embargo, el doctor es enfático al admitir que “no todo es sinónimo de calvicie. La alopecia areata, por ejemplo, se percibe como caída de cabello en áreas pequeñas, aproximadamente de 3 por 2 centímetros en el cuero cabelludo. Esto puede darse en cerca del 80 por ciento de los pacientes que tienen antecedente de trastorno emocional, que es el agente que desencadena lo que se considera como una enfermedad autoinmune, porque las células del pelo no son reconocidas como propias y son destruidas por nuestro organismo. En ese caso el tratamiento es con esteroides, a diferencia de la calvicie más común, la cual se trata con vitaminas”, señala el doctor Rodríguez.

El doctor pide que se ponga atención en un detalle muy especial, ya que “la alopecia areata no sólo ataca el cuero cabelludo, ya que también afecta cualquier zona del cuerpo que tenga cabello, desde las pestañas, la barba, y los genitales, hasta las axilas”.

Finalmente, el doctor Rodríguez sentencia que tengamos cuidado con los llamados “productos milagro” que prometen efectividad porque “la calvicie no se trata con un champú”. Así es que lo mejor es acudir al médico.

(*)Dr. Rodrigo Gutiérrez.
Dermatólogo y dermato-oncólogo egresado del Centro Dermatológico Dr. Ladislao de la Pascua.
Miembro de “American Academy of Dermatology”.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: