La amistad es una relación espejo

Estudio de la Universidad de Pensilvania refiere que en cuestión de confianza, las personas dan lo que reciben.

13/02/2014 3:39
AA

 Las relaciones de amistad se construyen en un mecanismo que podría ser descrito como un efecto de espejo en el que las personas otorgan o retiran confianza en relación directa con la confianza que reciben o les es negada por parte de sus amigos. Así lo describieron psicólogos de la Universidad de Pensilvania, Estados Unidos, mediante un estudio de psicología experimental publicado en el año 2009, en la revista Public Library Science One.

 
Los psicólogos estudiaron los mecanismos cognitivos que usa el ser humano para clasificar si una persona es su conocido, su amigo o su mejor amigo. En este trabajo identificaron que aquellas personas que son consideradas como  nuestros mejores amigos suelen ser las que expresan pensamientos en los que nos valoran de manera más alta. A partir de estos resultados, los investigadores plantearon una hipótesis llamada Alianzas como base de la Amistad Humana.
 
El estudio fue realizado por los psicólogos expertos en mecanismos cognitivos Penn Peter DeScioli y Robert Kurzban, quienes afirman que la amistad humana es causada, en parte, por mecanismos cognitivos encaminados a crear un grupo de apoyo que les ayude a solucionar posibles conflictos.
 
La gente suele solicitar ayuda de amigos frente a una variedad de controversias, que van desde triviales discusiones verbales con personas ajenas al círculo de amistad, hasta luchas violentas como las que protagonizan pandillas y bandas.
 
Este estudio, sugiere que la gente ha desarrollado procesos de selección que dan prioridad a aquellos individuos que demuestran un nivel de compromiso para resolver conflictos, similar al que demostraría quien está haciendo la selección de amigos.
 
Los investigadores realizaron estudios de preguntas y respuestas en que los participantes alinearon a sus amigos más cercanos y elaboraron un ranking, incluyendo valores como los beneficios que reciben de esa amistad, el número de secretos compartidos y cuánto tiempo la amistad ha sido permanente. 
 
El grupo de amigos que entraba en este ranking, incluía a personas conocidas en una comunidad en línea, personas que habían conocido al azar en algún espacio público de su propia ciudad y estudiantes con los que hubieran compartido una clase o un laboratorio. A cada uno de los miembros de esta comunidad se les terminó dando una calificación numérica y un rango de cercanía en amistad.
 
“Históricamente, la teoría principal sobre el origen de la amistad ha sido que los seres humanos construyen amistades para intercambiar bienes y servicios”, explicó el profesor DeScioli, principal autor del estudio. 
 
“Sin embargo, este estudio se enfocó en cómo funciona la amistad cuando no hay esos intercambios de bienes y servicios palpables. Así encontramos que la gente quiere amigos que los valoren y que se preocupan por ellos y no sólo para obtener algo a cambio. Pensamos que las teorías sobre alianzas podrían explicar por qué existen tantas amistades en las que el intercambio de afectos existe a pesar de que no haya intercambio físico de ayudas”.
 
Los enfoques tradicionales de evolución para explicar la amistad humana aplican la teoría de altruismo recíproco que indica que los amigos son socios de intercambio; sin embargo, una gran cantidad de evidencia empírica de la psicología social es incompatible con esa teoría. Por ejemplo, en estudios anteriores que se ha demostrado que las personas no vigilan regularmente ni llevan una contabilidad sobre los beneficios dados y recibidos en sus relaciones más estrechas. Además, las personas parecen ayudar a amigos, incluso cuando no es probable que los beneficiados sean capaces de reembolsarles la ayuda.
 
La nueva teoría de la Universidad de Pensilvania se apoya en un modelo de Alianza entre las Naciones, en las que los países muestran consideración hacia naciones vecinas o de una raíz cultural común y  muchas veces no se espera nada a cambio inmediatamente.
 
“Las amistades son sobre alianzas”, dice el profesor Kurzban. “Vivimos en un mundo donde pueden surgir conflictos y el conocer de antemano a aliados similares a nosotros es sumamente útil. Esta nueva hipótesis tiene en cuenta cómo valoramos esas alianzas. En cierto modo, uno de los principales predictores de la amistad es el valor de la Alianza. El valor de un aliado, o un amigo, disminuye con cada alianza adicional  por lo cual las personas tienden a valorar mucho el tener un mejor amigo o el ser considerados el mejor amigo de alguien más”.
 
Esta hipótesis lo que subraya es que una amistad no está basada en la idea de “qué tanto puedes hacer tú por mí” sino en la idea de “qué tanto te gusta mi manera de ser”, lo cual explica por qué no siempre se busca ser amigo del más poderoso o del más popular sino del más parecido a uno mismo, indicaron los investigadores de la Universidad de Pensilvania. 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: