La bacteria incómoda que vive en tu estómago

La bacteria “Helicobacter pylori”, es la responsable de las mayores infecciones estomacales en los seres humanos.

07/03/2016 6:11
AA

Esta bacteria afecta a cerca del 90% de los habitantes del mundo.

La bacteria “Helicobacter pylori”, es la responsable de las mayores infecciones estomacales en los seres humanos, la cual afecta a cerca del 90% de los habitantes del mundo.

Este tipo de bacteria, llega a causar gastritis, úlcera péptica y cáncer gástrico, por lo que es importante tratarla lo antes posible.

El doctor Javier P. Gisbert, especialista del Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Universitario de La Princesa de Madrid, explica que la bacteria vive en el estómago y no sufre alteraciones por los ácidos que ahí se encuentran, ya que tiene una cubierta protectora que los neutraliza.

“Se cree que en los países en vías de desarrollo la vía de contagio es fundamentalmente fecal-oral, mientras que en los países en vías de desarrollo podría ser oral-oral a través del reflujo o regurgitación de material gástrico, y siempre persona a persona”, explicó.

Asimismo, señaló que en relación al cáncer gástrico, podría reducirse la incidencia si se logrará erradicar la infección de la bacteria, ya que ésta es responsable del 90% de estos tumores malignos.

Sobre su detección, el especialista mencionó que el problema, es que pueden pasar muchos años hasta que la persona presente síntomas como la úlcera péptica o el cáncer gástrico, lo que repercute en la atención médica del paciente.

Algo que recalcó, es que no todas las personas portadoras de la bacteria desarrollarán alguna de estas enfermedades, pues también interfieren otros factores internos y externos como la susceptibilidad de la persona infectada, la virulencia de la Helicobacter pylori y el estilo de vida que se tenga.

“La totalidad de los pacientes infectados tiene gastritis si se realiza una biopsia por endoscopia, que muestra la inflamación en la mucosa del estómago. No existe el estado de portador sano, que es característico de otras infecciones. Esta gastritis suele ser asintomática y el paciente habitualmente no presenta clínica digestiva”, señaló.

Para detectar la bacteria, es necesario hacer pruebas como la gastroscopia (biopsia), análisis sanguíneos y de heces, así como una de aliento.

El tratamiento utilizado para combatir la infección, es una combinación de un antisecretor del acido y tres antibióticos de amplio espectro como la claritromicina, la amoxicilina y el metronidazol, durante 10 y 14 días.

“Según el momento en el que se detecte y se erradique la infección y las lesiones que haya producido, se puede prevenir o no el desarrollo del cáncer gástrico, ya que existen ‘puntos de no retorno’ a partir de los cuales el mal que ha ocasionado la infección no se puede ya revertir”, subrayó.

Aunque se tengan los tratamientos, el especialista enfatizó que la estrategia terapéutica más eficiente, no es tratar a la población cuando la bacteria ya se posiciono, sino prevenir y erradicar la infección a través de una vacuna.
“El desarrollo de la vacuna está siendo más difícil de lo previsto y aunque los primeros resultados obtenidos de forma reciente son prometedores, queda aún un largo recorrido hasta que esté disponible para su uso en la práctica clínica”, afirmó.


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: