¿La depresión puede ser hereditaria?

En algunos casos, se puede transmitir de una generación a otra

01/03/2017 4:02
AA

La depresión es una enfermedad mental que se caracteriza por un estado de ánimo bajo y falta de interés por el entorno, el cual se presenta con más frecuencia en mujeres menores de 45 años, aunque cualquier persona es susceptible de padecerla.

Las causas de la depresión son variadas como enfermedades crónicas, cambios hormonales, alteraciones en los neurotransmisores cerebrales como la serotonina, la noradrenalina y la dopamina, así como factores psicosociales y de personalidad, aunque podría haber otro importante: la genética.

El doctor Molero, psiquiatra de la Clínica Universidad de Navarra (CUN), explica que en algunos casos, la depresión puede transmitirse de una generación a otra.

“Se sabe que no existe una causa única sino que más bien es el resultado de una combinación de factores genéticos, bioquímicos, sociales y psicológicos. Como media se suele aceptar una heredabilidad de entre el 40 y el 50%, y hay algunos tipos de depresión que se transmiten de generación en generación. Eso sí, también puede presentarse en personas que no tienen antecedentes familiares de depresión”, menciona.

Añade que como tal no se conocen genes que causen por sí mismos la depresión, pero lo que sí se ha observado es que algunas variantes genéticas podrían contribuir a su desarrollo.

“Se acepta actualmente que la depresión ocurre al combinarse un mayor o menor componente de riesgo genético junto con la vivencia de situaciones ambientales adversas (traumas que ocurran en edades tempranas o la adversidad en la infancia precoz, por ejemplo), que también pueden aumentar el riesgo”, menciona.

Los detonantes de la depresión

El especialista detalla que si se tienen estos genes, los síntomas de la depresión pueden detonarse por diversos factores.

“Se acepta actualmente que la depresión ocurre al combinarse un mayor o menor componente de riesgo genético junto con la vivencia de situaciones ambientales adversas (traumas que ocurran en edades tempranas o la adversidad en la infancia precoz, por ejemplo), que también pueden aumentar el riesgo”, dice.

Asimismo, puede ser provocada por lo siguiente:

  • La pérdida de un ser querido
  • Estrés psicosocial
  • Ansiedad
  • Ser obsesivo
  • Impulsivo
  • Enfermedades graves o crónicas
  • Obesidad
  • Sedentarismo
  • Tabaco
  • Hipertensión arterial
  • Dietas poco saludables

“En las personas que tengan mayor riesgo genético de padecerla, habitualmente se necesitan menos acontecimientos vitales adversos (o incluso ninguno) para que se presenten los síntomas. En cambio, en las personas con un componente menor de vulnerabilidad genética o biológica en sentido amplio, suele observarse un mayor componente de estrés psicosocial mantenido como precipitante de los síntomas depresivos”, menciona.

El tratamiento

Molero indica que un 15% de los pacientes con depresión evolucionan a la cronicidad; sin embargo, esto puede evitarse con el tratamiento adecuado.

El tratamiento ayudará a disminuir o eliminar por completo los síntomas y una vez que se termina, se debe continuar con otro preventivo para evitar recaídas, concluye.

(Con información de Infosalus)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: