La dieta no tiene que ser un castigo

Las dietas para personas con diabetes pueden ser variadas y ricas si se planean con anticipación.

13/11/2013 8:22
AA

La palabra dieta suena a restricciones y alimentos insaboros además de aburridos. Para la nutrióloga Fabiola del Razo la dieta de una persona con diabetes debe ser parte de un estilo de vida. Planearla requiere de disciplina y organización,  además de que debe existir un propósito por parte del paciente para cambiar, “todo comienza con una buena actitud y disposición”.

Lo primero es planear lo que se va a comer en la semana con anterioridad. Hay varios factores involucrados en este proceso comenzando con la familia, el doctor, el nutriólogo y el psicólogo quienes hacen que la dieta del paciente sea más exitosa y no diste mucho de lo que lo que se coma en casa. “Toda planificación comienza en la visita al supermercado y la selección de los comestibles”, agregó.

La familia, el principal soporte en la dieta del paciente con diabetes

Hay parientes saboteadoras que permiten comer lo que desee al paciente. Otras familias son solidarias y diseñan el menú de la semana juntos.”Es necesario incluír a los miembros de casa en ciertas actividades del paciente con las cuales tome sensibilidad con la situación de su pariente y entienda que no pueden comer lo mismo porque les causa complicaciones”, advirtió.

Otro riesgo de no encontrar alimentos adecuados es en los restaurantes, “los pacientes ven en el menú sólo lo que les gusta aunque tengan platillos permitidos”, comentó la nutrióloga . Hay que saber dónde se puede comer sin perder la tranquilidad del paciente, existen sitios que ya ofrecen menús saludables que hasta en sus cartas agregan el valor calórico.  “Si la porciones resultan grandes sugiero que se lleve el resto para llevar, hay que informarse sobre los contenidos calóricos de los platillos, se puede preguntar o pedir una preparación especial. No hay pretextos para romper el plan de alimentación”, enfatizó la nutrióloga.

Antojos permitidos de vez en cuando

Si se pueden complacer con uno que otro antojo pero con moderación. Si se quiere comer un pastel se prueba una rebanada de forma ocasional, esto no rompe la dieta, “por una vez que se haga y no se convierta en hábito es permitido.

Una alternativa para no perder el sabor dulce son los edulcorantes los cuales dijo del Razo “son satanizados, y para muchos un causante de cáncer, dolores de cabeza y problemas gástricos”. Ella afirmó que son aditivos seguros, “siempre y cuando se utilicen en cantidades adecuadas, para que haga daño al organismo se necesitaría beber 500 latas de refresco en un día, es preferible que los alimentos sean endulzados con algún edulcorante que con azúcar de mesa o miel porque estos si elevan el índice glucémico”, explicó. Dos edulcorantes seguros para obtener un sabor dulce en alimentos y bebidas son aspartame y sucralosa.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: