La envidia puede ser buena o destructiva

Sentir envidia es normal e incluso bueno cuando nos motiva a trabajar para obtener lo deseado, pero destructivo cuando absorbe todo nuestro tiempo.

02/12/2011 7:58
AA

Todos en algún momento de su vida han sentido envida de algo o de alguien, pues esto no es más que un sentimiento de deseo y una característica intrínseca al ser humano, tanto a nivel emocional como material, afirmó en entrevista con SUMEDICO, la psicóloga Grissel Concha (*) en compañía de su colega Ángeles Castaño (**), ambas especialistas en el tema de desarrollo humano. Entrevista en video

Sin embargo, las expertas indicaron que la envidia empieza a tornarse dañina para la salud cuando la persona empieza a utilizar todos sus recursos y tiempo en pensar en la persona a quien envidia y cómo quitarle lo que desea, es decir, cuando no trabaja en conseguir por sí mismo lo que quiere, sino que se enfoca en quitarle al otro.

Es justo en este momento, explica Ángeles Castaño, se empieza a desencadenar un trastorno obsesivo, en donde el paciente experimenta que su vida no tiene sentido si no consigue a costa de lo que sea, su objeto de deseo.

¿Se justifica la “envidia de la buena”?

De acuerdo con Grissel Concha, muchas personas hacen énfasis en el tipo de envida que sienten cuando es considerada buena, “y siempre te dicen ¡qué envidia pero de la buena eh!”, cuando en realidad, la envida es envidia, pero en algunos casos desencadena la motivación “y eso te aporta algo, mientras que en otros casos nos vuelve disfuncional”, afirmó la psicóloga.

De acuerdo con Grissel Concha, si empezamos a sospechar que ciertos deseos que sentimos por obtener algo nos están perjudicando de más o nuestros amigos o familiares nos indican que nuevamente estamos hablando de lo mismo, es recomendable hacer un ejercicio de revisión de actividades, “analicemos desde que despertamos hasta que dormimos qué actividades estamos haciendo y cuantas veces pensamos y hablamos de nuestro objeto de deseo o de la persona que nos cae mal porque tiene lo que queremos”.

De acuerdo con la especialista, si esto nos ocupa el 80% o más de nuestro tiempo se trata ya de un trastorno compulsivo, que incluso puede llegar a requerir una visita al psiquiatra para que nos medique para controlar la ansiedad que nos genera el trastorno obsesivo.

Lo conseguiré “cuésteme lo que me cueste”

Cuando una persona quiere conseguir un objetivo diciendo convincentemente que lo logrará a cualquier costo, “se puede afirmar que la situación ya está totalmente fuera de control”, afirmó Ángeles Castaño.

“Por ejemplo cuando se termina una relación de pareja y nos aferramos a que el va a ser mío cuésteme lo que me cueste, es ahí donde dices, ¿en verdad lo que te cueste?, ¿por qué estás dispuesta a pagar un alto precio por ello?”, dijo Castaño, y agregó que justo aquí sino controlamos nuestros impulsos solos, es urgente acudir por ayuda.

En este mismo ejemplo, Grissel Concha indicó que cuando vemos a una pareja que la percibimos como ideal, sentir algo de envidia nos puede motiviar a buscar a una persona que nos dé lo que buscamos, pero cuando decimos tiene que ser él y tratamos de despojar a la otra persona de su pareja, todo se desvirtúa y al final tampoco vamos a lograr lo que deseamos.

“Una persona sana sabe que es bueno desear y trabajar para conseguir lo que queremos, pero también está muy consciente de que el pasto del vecino no es más verde que el suyo, sino que cada quien tiene sus valores y a cada uno le ha costado su trabajo conseguir lo verde de su pasto”.

Del mismo modo Concha indicó que justo esta actitud es sana porque la persona es capaz de valorar el trabajo de cada quien y no idealiza cosas que en realidad podrían no ser tan buenas, sólo trabaja para construir lo que desea.

(*) Grissel Concha
Psicóloga especialista en desarrollo humano
con-sentido-humano@hotmail.com

(**) Ángeles Castaño
Psicóloga especialista en desarrollo humano
angelescastanot@hotmail.com
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: