La insulina, cómo aplicarla al paciente diabético

En la diabetes tipo uno se requiere su suministro desde que se detecta la enfermead, en la tipo dos, depende de su estado de gravedad.

26/05/2010 1:37
AA

Lejos a lo que se pudiera pensar, investigaciones recientes recomiendan que la insulina sea una de las primeras opciones de tratamiento para la diabetes, ya que así se retrasan muchas de sus complicaciones, de acuerdo a la licenciada Alejandra Cuevas González, educadora certificada en diabetes.

La insulina es una hormona producida por el cuerpo a través del páncreas. Cuando uno come, aumenta el nivel de azúcar o de glucosa en la sangre y automáticamente el cuerpo comienza a producir dicha hormona para introducir la glucosa a las células y que éstas puedan utilizarla y fabricar energía, explica la especialista.

En el caso de la diabetes puede ser que no se produzca insulina o que  sea de mala calidad. En la diabetes tipo uno existen varias teorías por las que no se produce, pero la más aceptada es que los pacientes tuvieron de pequeños alguna infección y su cuerpo en vez de atacarla se confunde y comienza a agredir a las células que producen la insulina y las destruye totalmente.

En el caso de la diabetes tipo dos, factores como fumar, herencia, no hacer ejercicio, tener la presión alta, entre otros pueden favorecer su presencia. En este caso la diabetes se puede prevenir o retrasar manteniendo un peso saludable, realizando ejercicio y comiendo bien, ya que la grasa que cubre la cintura oprime al páncreas y no lo deja trabajar correctamente para producir la insulina adecuada.

La ayuda científica

Por otro lado, la insulina que se producía en los laboratorios  en los años 40 la obtenían de páncreas de cerdos y reses, pero actualmente se produce por medio de la ingeniería química. En los laboratorios copian la maquinaria de las células que produce la insulina en los humanos, y esa maquinaria es introducida a levaduras y bacterias, y cuando se reproducen generan una insulina idéntica a la humana.

En la diabetes tipo uno el cuerpo requiere que se le inyecte desde el principio, ya que no la produce, pero en la diabetes tipo dos, no siempre es necesario, todo depende de la situación de la enfermedad. Sin embargo, no es signo de que el estado del paciente sea de gravedad.

Sólo para expertos

Cada día la tecnología avanza y se han desarrollado jeringas más delgadas para que el paciente no sienta dolor cuando se inyecta. Además, hay otra que es parecida a una pluma fuente que es muy práctica.

Otro avance son las bombas para la aplicación de insulina o microinfusora. Son de mediano tamaño, electromagnéticos y que se parecen mucho a un radiolocalizador, por lo que son portátiles. Sirven para administrar insulina a través de un catéter conectado a una cánula que se coloca debajo de la piel del abdomen, las nalgas o los muslos.

La licenciada Alejandra Cuevas,recomienda a todos los pacientes que aprendan lo más que puedan sobre la enfermedad para evitar mitos. Además, al estar bien informados podrán evitar tratamientos de charlatanes.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: