La mastografía oportuna, salva vidas

El cáncer de mama en México se ha convertido en un problema mayor de salud y como paciente y principal responsable de tu salud acude a tus exámenes.

19/10/2010 9:31
AA

Sabías que desde hace cuatro años el mayor número de muertes por enfermedades han sido causa del cáncer de mama y justo detrás viene el cervicouterino.

Por ello, la prevención sigue siendo la principal arma contra la enfermedad, ya que de detectarse a tiempo, el 90% de los casos se curan, mientras que si se descubre en fase avanzada sólo el 2% logra la recuperación. Desafortunadamente en México de cada 36 nuevos casos, 32 se encuentran en fase avanzada, según datos de la Secretaría de Salud (SSA).
 
Entre los factores que incrementan la posibilidad para desarrollar cáncer de mama se encuentran la edad de inicio de la menstruación (antes de los 12 años), menopausia tardía (después de los 55 años), antecedentes genéticos (en especial madre, hermana o hija), uso prolongado de terapia hormonal de reemplazo, primer embarazo después de los 35 años o no haberse embarazado, falta de lactancia y obesidad.   
 
De acuerdo con el Dr. Salomón Cohen, Subdirector Médico de Laboratorio Médico Polanco, “Los factores que predisponen al padecimiento obligan a hacer una revaloración de las alternativas con que cuentan las mujeres para la detección oportuna del cáncer de mama, siendo una de las más efectivas la mastografía”.
 
El especialista añade que toda mujer de 40 años o más debe practicarse una mastografía anual. Ésta se puede realizar a una edad más temprana dependiendo del contexto clínico, antecedentes genéticos y criterio del médico tratante. No hay que olvidar que los hombres también pueden padecer cáncer de mama, por lo que cualquier cambio que noten debe ser valorado por su médico.
 
La mastografía es un estudio confiable para el diagnóstico oportuno del cáncer de mama. Además, es accesible, de alta sensibilidad y con gran capacidad para detectar lesiones, aún las más pequeñas que pueden ser calcificaciones menores a 1 mm.  
 
El estudio consta de mínimo cuatro radiografías (dos por mama) que se realizan con un mastógrafo. Para presentarse a una mastografía sólo es necesario el aseo normal diario, sin la aplicación de productos como cremas, desodorantes, perfumes o talco y vestir prendas de dos piezas para que con mayor comodidad se puedan poner la bata. La duración aproximada es de 15 a 20 minutos, pero puede variar dependiendo de las condiciones físicas del paciente. Las personas en silla de ruedas pueden acudir con un acompañante. Si se cuenta con estudios previos, es recomendable  proporcionarlos para establecer un análisis comparativo y detectar cambios mínimos en base a éste.
 
De acuerdo con el Dr. Salomón Cohen, es importante acudir a realizarse la mastografía en centros que cuenten con las certificaciones necesarias y con expertos calificados. “En Laboratorio Médico Polanco tenemos un equipo de médicos radiólogos especialistas, los cuales cuentan con certificación agregada en Mastografía otorgada por el Consejo Mexicano de Radiología e Imagen. De igual forma, trabajamos con tecnología avanzada denominada  iCAD, un sistema de digitalización especialmente diseñado para la mastografía que permite la manipulación de imágenes con el fin de visualizar mejor las lesiones detectadas, además de representar un sistema de segunda lectura que ayuda a la identificación de lesiones no percibidas por el ojo humano”.
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: