La risa en los bebés, forma de comunicación

Las carcajadas de los bebés a partir entre los dos y cuatro meses son una respuesta a las sensaciones del mundo exterior

22/10/2013 4:49
AA

Los  investigadores dicen que cuando un bebé se ríe o juega se pueden tener pistas de cómo funcionan sus mentes ya que así como las lágrimas esas carcajadas y sonrisas comienzan a temprana edad (entre los dos y cuatro meses) según datos de Birkbeck College de Londres, “es una forma de comunicación”, explicó el doctor Caspar Addyman.

Con 700 muestras de todo el mundo sobre risas de bebés, descubrió que ellos sonríen como una respuesta a sensaciones placenteras mucho antes de lo esperado. Esto incluso puede ocurrir desde el mes de nacido.

Ahora, se trata de entender por qué la risa puede ser una nueva manera de rastrear lo que el bebé entiende sobre el mundo que lo rodea. Se identificaron cuatro etapas por las que todo el mundo debe pasar para alcanzar las habilidades cognitivas de un adulto.

En los primeros meses de vida, Jean Piaget dijo que los bebés sólo pueden aprender del mundo interactuando directamente con este, tocando, sacudiendo y chupando cosas. Al saber esto, Piaget concluyó que con cada experiencia, los niños se van haciendo una idea de cómo funciona el mundo, una especie de física ingenua.

Según Addyman “No te puedes reír de algo si no entiendes el chiste, así que de lo que se ríen nos da un indicativo de su entendimiento del mundo”, definió.

Etapas de risas y sonrisas del bebé:

1-3 meses: se produce la primera sonrisa del bebé.
2-4 meses: se desarrolla la sonrisa social. Está dedicada a los padres y se utiliza para obtener una respuesta.
4-6    meses: los bebés empiezan a reírse.
4-6 meses: los bebés se ríen cuando le haces cosquillas.
6-8 meses: se desarrolla la permanencia de los objetos, lo que podría explicar por qué los juegos de esconder el rostro de repente son divertidos.

Debido a la poca experiencia, los niños más pequeños aceptan lo absurdo como algo completamente plausible. Al reírse, enfatiza el especialista los niños de darse cuenta del lado gracioso resalta desarrollos más profundos que están ocurriendo en sus cerebros.

¿Dónde está bebé?

Estas conclusiones son parte del Proyecto Baby Laughter Project, en el cual han participado padres de más de 20 países, en donde se ha demostrado que los juegos como los de esconder el rostro son perfectos para mostrar un desarrollo fundamental: la permanencia del objeto.

El término describe el entendimiento de que un objeto sigue existiendo incluso cuando no lo ves.Los más pequeños no saben esto, razón por la cual los bebés de seis meses pueden mostrarse asombrados y estupefactos con el juego de esconderse el rostro.

Ellos se sorprenden al ver que sus papás re aparecen cuando papá p mamá esconden su cara . Pasada esta etapa cuando entiende la dinámica, (entre los seis y ocho meses de vida), el juego se convierte en uno de anticipación, de saber cuándo regresarán.

“No puedes evitar reír cuando un bebé empieza a reírse contigo, lo cual es muy valioso para el desarrollo de la habilidad de interactuar con los demás”, afirmó el experto.

Relación entre la risa y el lenguaje

Puede ser que entre la risa y el desarrollo del lenguaje sugiere que nosotros subestimamos el sentido del humor de los bebés. La broma tiene un elemento de tomar turnos así como de otras habilidades necesarias para una interacción avanzada, como la imitación y el contacto de ojos.

“Los niños pueden seguir el ritmo de la conversación a través de bromas y juegos”, señala Addyman. De hecho, la sonrisa y la carcajada podrían ser herramientas importantes de comunicación para el bebé antes de que desarrolle el lenguaje.

(Con información de: BBC)

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: