Lactancia beneficia alineación de los dientes

A diferencia de tomar el biberón, alimentarse desde el seno requiere que el bebé mueva la mandíbula y la lengua de forma que ayuda a desarrollar la cavidad oral.

17/06/2015 3:45
AA

Mientras más tiempo las madres alimenten a sus hijos a través de la lactancia, son menos probables las desalineaciones de los dientes de los bebés.

 
Sin embargo, los chupones pueden evitar ese beneficio, aun cuando los niños tomen leche materna, revelaron investigadores australianos. 
 
Joanna Pierro, residente jefa de pediatría del Hospital de la Universidad de Staten Insland en Nueva York, señaló que aunque la mayoría de los beneficios de la lactancia se atribuyen a la leche materna, el estudio resalta una de las formas en que la lactancia en sí tiene sus propios beneficios.
 
Aunque se ha establecido que los bebés que han sido amamantados tienen un riesgo más bajo de desalineación dental, se encontraron diferencias entre los que fueron amamantados exclusivamente y quienes daban leche materna principalmente. 
 
Añadió que actualmente, muchos bebés consumen la leche materna por medio del biberón, lo que afecta la cavidad oral
 
El estudio de la Universidad de Adelaida, en Australia, siguieron a mil 300 niños por cinco años y obtuvieron datos sobre su nivel de lactancia materna a los tres meses, al año y a los dos años de edad, así como la frecuencia con la que los niños utilizaban chupón o si lo usaban. Cerca de 40 por ciento de los niños usaron un chupón diario por cuatro años. 
 
A los 5 años, los investigadores determinaron cuáles tenían varias formas de dientes desalineados o afecciones de la mandíbula, como mordida abierta, mordida cruzada, sobremordida o una desalineación de los dientes entre moderada y grave.
 
De acuerdo con los hallazgos, el riesgo de sobremordida era un tercio más bajo entre los que se habían amamantado de forma exclusiva durante tres a seis meses, en comparación con los que no; mientras que si habían sido amamantados al menos seis meses o más, el riesgo de sobremordida se reducía 44 por ciento.
 
Aquellos que fueron amamantados de tres a seis meses tenían 41 por ciento menos de probabilidades de sufrir una desalineación dental entre moderada y grave, pero si lo fueron por seis meses o más, el riesgo se redujo hasta 72 por ciento.
 
Aunque no hay un vínculo casual, los expertos señalaron que los mecanismos plausibles que podrían explicar la asociación entre la lactancia materna de forma exclusiva y el riesgo más bajo de sufrir desalineación dental incluyen el desarrollo adecuado de las estructuras orofaciales en los niños que se alimentan desde el pecho, como un tono muscular y una respiración nasal adecuados, además son menos propensos a usar chupón, factor de riesgo para la desalineación. 
 
Añadieron que, a diferencia de tomar el biberón, alimentarse desde el seno requiere que el bebé mueva la mandíbula y la lengua de forma que ayuda a desarrollar la cavidad oral (Con información de Medline Plus).

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: