Lactancia materna es la primera vacuna

La leche materna proporciona proteínas y defensas para el organismo del bebé, así como propiciar el desarrollo neuronal, dijo especialista.

27/08/2012 8:23
AA
La leche materna es la que proporciona mejores nutrimentos y caloríasal bebé, además de que promueve el vínculo afectivo madre-hijo, que con nada puede sustituirse, y las fórmulas lácteas que se comercializan no pueden suplir estos beneficios, dijo en SUMEDICO Radio la pediatra y neonatóloga Alejandra Andalón.
 
De acuerdo con la especialista, la leche materna es la única leche que favorece el crecimiento adecuado, ya que el calostro, que se origina tras las primeras horas de vida, otorga una gran cantidad de proteínas y defensas, así como células que defienden al bebé de enfermedades, y permiten un buen crecimiento neurológico, así como el desarrollo neurosensorial del bebé; además, señaló que mientras más leche materna ingiera el bebé, los beneficios serán mayores. 
 
Entre las principales enfermedades que combate la lactancia materna está la otitis media, problemas de neumonía, infecciones de vías respiratorias superiores, alergias, obesidad, “además ayuda a que el bebé tenga en su memoria inmunológica el acervo que la mamá le pasa a través de la leche. El calostro, que se da en las primeras horas de vida está considerado como la primera vacuna, por la cantidad de defensas que transmite la mamá al bebé”, señaló la doctora. 
 
Sin embargo, la lactancia no sólo otorga beneficios a la salud del bebé, ya que también la madre puede verse beneficiada con ella. 
 
“Primordialmente favorece bajar de peso con relativa facilidad después del nacimiento, ayuda como método anticonceptivo natural, evita que la mama padezca cáncer de mama y de ovarios, y también fomenta el vinculo afectivo con su hijo, pues algunas mujeres pueden tener depresión postparto y se sabe que el lactar disminuye el riesgo de presentarla, ya que en el momento que se realiza la lactancia se producen endorfinas que favorecen la tranquilidad y son transmitidas al bebé, y él siente la tranquilidad del apego con ella”, explicó la doctora. 
 
Hasta cuándo amamantar un bebé
De acuerdo con la especialista, existe una controversia alrededor del momento en que debe suspenderse la lactancia materna.
 
“La Organización Mundial de la Salud dice que al menos debe darse lactancia materna hasta los seis meses de nacido, pero esto es conocido como lactancia materna exclusiva, en la cual no debe adicionarse ningún líquido o nutriente o alimento extra, ni leche de fórmula infantil. En general se dice que puede darse lactancia hasta los cuatro años, sin embargo, por las condiciones en el mundo, lo ideal sería durante los primeros seis meses de vida, o hasta cumplir uno o dos años, no obstante, todo depende de cada civilización y cada ligar”, explicó. 
 
Por otro lado, existe también una serie de mitos alrededor de la lactancia materna, por ejemplo, que las mujeres que trabajan la abandonen cuando vuelvan al trabajo, o que la mamá tenga que comer por dos personas para que la leche sea de mejor calidad, inclusive se dice que las mamás no pueden comer ciertos alimentos o tomar algunos medicamentos para no dañar al bebé, o bien que no pueden dar de lactar después de haber hecho un coraje, y ante esto la doctora fue enfática al revertir dichos mitos. 
 
“Las sustancias que se producen tras un susto o un coraje sí pasan a través de la leche pero no le ocasionan incomodidad al bebé, en todo caso los bebés están inquietos por la misma inquietud de la mamá, y no por alguna sustancia anómala.  También la mamá debe comer su dieta habitual, sin restringir alimentos, salvo lo que no le guste o que le haya caído mal siempre”, detalló.
 
Incluso indicó que el miedo de las mamás ante los cambios en su físico es infundado, ya que el pecho no se cae por amamantar al bebé, sino, por el contrario, mientras más se de pecho al bebé, el seno se vaciará más rápido y habrá menos posibilidades de que el tejido se deforme o incremente su volumen. 
 
Dieta en lactancia
Es importante, también, conocer qué es lo que la mamá debe y no comer, y en este caso, la doctora fue enfática al referir que lo mejor es la ingesta abundante de agua y “que la mamá coma alimentos naturales, frescos y nutritivos, no enlatados o embotellados, que no contengan conservadores o aditivos, porque esto pasa por la leche y acostumbramos al bebé a sustancias que su organismo no puede procesar”. 
 
Finalmente, la especialista señaló que sólo en casos extremos no es posible dar de lactar al bebé, por ejemplo, “cuando las mamás son portadoras de enfermedades como el virus de VIH, el cual puede transmitirse por la leche, u otro tipo de virus linfotrópicos que atraviesan la barrera de la leche materna, tampoco cuando hay citomegalovirus o tuberculosis materna; en estos casos entonces no debe permitirse la lactancia materna”, concluyó. 
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: