Lactancia materna fortalece microbiota del recién nacido

La microbiota promueve un sistema inmune fuerte ante las enfermedades y alergias

26/07/2018 7:16
AA
lactancia materna

La Semana Mundial de la Lactancia Materna busca promover que más mujeres amamanten a sus bebés

La lactancia materna no solo es la única fuente de alimentación en los primeros meses de vida, sino que también es considerada como una vacuna que fortalece la microbiota intestinal del bebé, protegiéndolo de enfermedades y alergias a lo largo de toda su vida.

Amamantar tiene muchos beneficios tanto para la salud del bebé como de la mamá y en el marco de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, te decimos cómo beneficia la lactancia a la microbiota.

>>Te puede interesar: 9 usos de la leche materna que te sorprenderán 

Lactancia materna fortalece a la microbiota 

Te preguntarás, ¿y qué es la microbiota? Es lo que anteriormente considerábamos como flora intestinal, es decir, el conjunto de bacterias benéficas que hay en el intestino y que la ciencia ha demostrado, son un segundo cerebro para el cuerpo humano.

lactancia materna

La microbiota es muy importante para la salud, ya que de ella dependerá que tengamos una buena salud digestiva y un correcto funcionamiento del cerebro.

Se ha demostrado que la leche materna contiene una buena cantidad de bacterias benéficas provenientes de la propia microbiota de la madre, que al llegar al intestino del bebé, crean una microbiota saludable.

Los componentes de la leche materna le dan propiedades protectoras y su más alta concentración se encuentra en el calostro, que es el líquido secretado por las glándulas mamarias después del parto.

Un niño recién nacido que toma el calostro tiene una protección inmunológica incomparable y se recomienda que al menos por seis meses el bebé se alimente únicamente con leche materna.

Beneficios de la leche materna 

Estudios publicados en la revista especializada Frontiers in Immunology señalan que la leche materna ofrece protección contra infecciones respiratorias y gastrointestinales, así como un menor riesgo de asma, atopia, diabetes, obesidad y enfermedad inflamatoria intestinal.

Así mismo, la lactancia crea un proceso de transferencia de inmunidad de madre a hijo que inicia desde el útero y que contribuye al desarrollo correcto de la mucosa intestinal, la microbiota y las defensas del recién nacido.

lactancia materna

Los efectos que la leche materna tiene en la microbiota del bebé son muy importantes, ya que de acuerdo a la doctora Flor Abinader, neonatóloga del Instituto Nacional de Pediatría, un desbalance de la microbiota causa muchos problemas de salud tanto emocionales como físicos.

“El desbalance en la microbiota promueve un desbalance en la producción de hormonas de la felicidad, lo que está directamente relacionado con el desarrollo de depresión, ansiedad y hasta autismo”, alerta la doctora Abinader.

>>Trucos para evitar dolor y molestias al amamantar

Bacterias benéficas de la leche materna 

Por su parte, la doctora Sydney Greenawalt, especialista en pediatría médica, del Instituto Nacional de Pediatría, explica que debe haber una gran diversidad de bacterias en la microbiota para considerarse saludable y que pueda llevar a cabo sus funciones inmunológicas.

También resalta que gran parte de la microbiota del bebé es heredada por su madre, al pasar por el cana vaginal y recibir lactancia materna.

lactancia materna

La razón es que tanto la vagina, el intestino, la boca y la leche materna, contienen bacterias benéficas que al transmitirse al bebé disminuyen el riesgo de enfermedades.

El origen de los microorganismos de la leche materna no está bien definido pero se sabe que el intercambio cíclico de bacterias entre la piel y la boca del hijo al amamantar, contribuye positivamente al desarrollo de diversas comunidades de bacterias en la microbiota.

Estudios sugieren que las bacterias de la madre viajan desde su propio intestino hasta las glándulas mamarias, a través de la circulación linfática y sanguínea, para estar disponibles durante la lactancia.

Por lo tanto, la dieta y un estilo de vida saludable de la madre son fundamentales para promover una producción abundante de microbios benéficos que puedan ser transmitidos al bebé.

lactancia materna

Se recomienda una dieta variada, equilibrada y rica en fibra, con grasas saludables y carnes magras. También se recomienda disminuir el consumo de café, azúcares y harinas refinadas.

Otra opción, es el consumo de probióticos de origen natural, que deben ser recomendados por un especialista para que elija el tipo de probiótico ideal.

>>Te puede interesar: ¿Qué comer durante la lactancia? 


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: