Lactancia materna, primera opción alimentaria

El contacto del recién nacido con la madre piel con piel, calma el primer llanto además de fomentar el hábito de amamantar. n

13/11/2013 3:41
AA
Al nacer los bebés deben sentir a su mamá para que su primer llanto sea calmado, ésta aproximación crea un vínculo entre madre e hijo lo cual propicia que la lactancia sea algo exclusivo y único durante los primeros seis meses de vida, tiempo aconsejado la Organización Mundial de Salud (OMS) para amamantar.
 
En México sólo el 14.4 % de mujeres amamanta al bebé, para mejorar estas cifras, la OMS aconseja el contacto temprano piel con piel. Esta  práctica es avalada por un nuevo estudio presentado en la Conferencia Nacional que la Academia Americana de Pediatría (AAP) celebrada en Orlando. La investigación señala que al colocar al bebé desnudo sobre el pecho de su madre al nacer, está estrechamente relacionado con el éxito de la lactancia materna exclusiva, independientemente de la edad de la madre, del tipo de parto o de la edad gestacional del pequeño.
 
Este método tan íntimo aumenta las posibilidades de mantener la lactancia materna exclusiva durante el tiempo que recomiendan los expertos, es por ello que cada vez más hospitales españoles incluyen este hábito entre sus objetivos diarios y en cuanto el bebé nace, en el quirófano, se le coloca en el pecho de su madre con una manta. En muchas ocasiones, incluso las pruebas se le practican sin separarlo de ella. Se trata de procurarles un ambiente cálido y confortable durante las dos primeras horas de vida, fomentando así que se inicie la lactancia materna de forma precoz en la primera hora de vida del recién nacido.
 
Con el objetivo de promover la lactancia, un grupo de investigadores revisó los registros médicos de un total de 150 nacimientos únicos, prematuros y a término en un hospital de Nueva York. Se recabó información sobre si la madre y el recién nacido tuvieron este contacto piel con piel en la sala de parto, su edad, su deseo por dar el pecho, la edad gestacional del bebé, el tipo de parto, la temperatura y el nivel de glucosa del pequeño. También tomaron nota del número de tomas que pudieran haber recibido de leche de fórmula, el peso al nacer y la duración de la estancia en el hospital.
 
Se observó que la combinación entre la intención de amamantar y el contacto temprano piel con piel aumentaba las tasas de lactancia materna exclusiva. Del 72 por ciento de las madres que querían dar el pecho, sólo lo hizo el 28 por ciento. En este grupo de mujeres, en el total de los casos, había habido ese primer contacto piel con piel en la sala de parto.
 
La investigadora principal del proyecto Darshna Bhatt, comentó que aún son muchos los hospitales que no tienen en cuenta este hecho, resulta interesante recordar que se han descrito otros beneficiosde esta práctica en anteriores investigaciones, tanto para la madre como para el recién nacido. “Además de un inicio precoz de la lactancia, calma el llanto del bebé, mejora el lazo afectivo entre madre e hijo, mantiene una mejor estabilidad cardiorrespiratoria del pequeño, reduce el riesgo de infecciones, ayuda a la contracción uterina de la madre y favorece la adaptación neonatal a la vida extrauterina (saturación termorregulación, oxigenación y glucemias)”.
 
“Cuando las madres declaran su intención de dar el pecho, no debería haber excusa para no poner en práctica el contacto piel con piel en cuanto su bebé nace”, finalizó.
 
(Con información de: El Mundo)

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: