Lance Armstrong reconoce dopaje

A pesar de haber aceptado el uso de sustancias prohibidas, el ciclista afirmó jamás haber sentido que estuviera haciendo trampa.

18/01/2013 8:31
AA

“Es imposible ganar siete tours (de Francia) sin doparse”, reconoció el ciclista norteamericano Lance Armstrong en el programa de la conductora Oprah, desvelando la sospecha y admitiendo que su dopaje fue sistemático y no sólo para ganar en siete ocasiones la competencia ciclista más importante en el mundo.

A la par de estas declaraciones, Armstrong señaló que la culpa entera fue suya, ya que él siempre tomó esas decisiones.

“Todo se ha tratado de una gran mentira que resultó bastante perfecta durante mucho tiempo. No sentía que estuviera haciendo trampas, doparme era parte de mi trabajo”, señaló el oriundo de Texas, y detalló que las sustancias que utilizaba eran EPO (hormona que facilita la creación de glóbulos rojos), transfusiones y testosterona.

Del cáncer al ciclismo
Lance explicó que esa actitud ganadora a toda costa fue lo que le ayudó a luchar cuando le diagnosticaron cáncer, y posteriormente la trasladó hacia la competencia ciclista.

“Y eso es malo, quise perpetuar la historia. Ganar era importante y aún me gusta, pero ahora veo el triunfo de otra manera. Doparse era parte del trabajo, así es como yo lo veía (…) El deseo de ganar a toda costa, el nivel al que llegó es un problema. La arrogancia y ser desafiante me perdieron”, reconoció el multiganador de la Tour de France.

Respecto al doctor italiano Michelle Ferrari, que atendía los controles médicos de Armstrong, y a quien se le considera como la mente maestra detrás del dopaje de Lance, el ciclista fue categórico al señalar que no se le puede culpar de nada.

“Hay personas en esta historia que eran buenas personas, no son monstruos, no son malvados y no son malos. Ferrari es un hombre inteligente, aún lo pienso”, indicó, y enfatizó “no puedo hablar mal de Ferrari”.

A pesar de señalar que no se sentía mal por haber consumido sustancias prohibidas para sacar ventaja, Armstrong dijo estar consciente del enojo de la gente que creyó en él, y aceptó que “tienen todo el derecho de sentirse traicionados y es mi culpa, pasaré el resto de mi vida tratando de enmendarme y disculparme para que la gente vuelva a confiar en mí”.

También negó haber presionado a sus compañeros de equipo para tomar sustancias prohibidas.

No obstante, cuando Armstrong volvió de su retiro en 2009, lo hizo sin doparse.

“No tenía miedo de que me descubrieran. La última vez que me dopé fue en 2005. No me dopé en 2009 ni en 2010”, afirmó, refiriendo sobre todo que “nunca” dio positivo en un control antidopaje a pesar de haber sido sometido a “cientos” de ellos, “porque no había nada en mi sistema”.

Para concluir esta primera parte de la entrevista otorgada a Oprah, Lance afirmó amar el ciclismo.

“Si hubiese una comisión para aclarar todo el asunto y ayudar al ciclismo seré el primero en ayudar”, concluyó. (Con información de Marca)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: