Las horas perdidas de sueño no se recuperan

El no dormir el tiempo adecuado modifica los ciclos de sueño y causar trastornos o enfermedades físicas.

20/07/2011 8:51
AA

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció que un adulto debe dormir un promedio de 7 a 8 horas diarias para mantener un buen estado físico, mental y emocional. Sin embargo, hay personas que por el trabajo, la escuela, el nuevo estilo de vida, insomnio o ciertas enfermedades físicas se ve privada de tiempo para dormir lo cual puede traer serias consecuencias.

En entrevista para SUMEDICO el especialista en trastornos del sueño, el doctor  Reyes Arovalencia, director de la Clínica de Trastornos de Sueño de la UNAM, habló sobre las consecuencias que trae el no dormir el tiempo recomendado. Ve la entrevista

Como ya se dijo la el tiempo ideal para que un adulto duerma es de 7 a 8 horas diarias, esto puede variar por persona. Así como hay gente que funciona perfectamente con 6 horas, hay quien puede necesitar de hasta 10 horas depende el organismo y la edad, señaló el experto.

Etapas del sueño

El sueño está dividido en ciclos que a su vez se dividen en cuatro etapas, de éstas las dos primeras son de sueño ligero. La primera etapa es el 10 por ciento de un ciclo de sueño y la segunda es el 50 por ciento.

Las últimas dos etapas son de sueño profundo la tercera etapa es el 20 por ciento y es la responsable del descanso físico, es aquí también cuando se produce la leptina que es la hormona de la saciedad.

La cuarta etapa se encarga del descanso y la restauración mental, se llama también sueño paradójico debido a los movimientos oculares rápidos que ocurren, el corazón late más aprisa, la respiración es agitada porque a pesar de que el sueño es muy profundo se está más activo. Es en ésta cuando se sueña, el cuerpo está completamente relajado y se reduce  el tono muscular.

¿Tú sueñas?

Un ciclo se expresa cada 90 minutos, cada que se cubre uno, la persona se despierta un poco y empieza otro ciclo. Los siguientes 90 minutos se vuelve a soñar, a lo largo de la noche la etapa tres se expresa en las primeras horas, al final el sueño es más ligero y se alterna con la etapa en que se sueña, al final de la noche los sueños son más largos.

“Es muy importante soñar, si no soñamos hay una mala calidad de sueño, todo aquel que no sueñe o que no lo recuerde tiene un trastorno de sueño y es importante restaurar esa arquitectura del sueño. Todos los padecimientos del dormir ven afectada esta estructura  entonces tenemos que acomodarla nuevamente”, señaló el especialista en neurofisiología.

Si no dormiste bien…

Las consecuencias que deja el no dormir bien son irritabilidad, somnolencia que puede provocar accidentes de trabajo, fatiga, dolor de cabeza, cuello y espalda, depresión, ansiedad, los tiempos de reacción son muy lentos; debido a la falta de producción de la leptina se puede producir sobrepeso u obesidad así como acelerar la aparición de enfermedades metabólicas, sobre todo si se está genéticamente predispuesto; la calidad y expectativa de vida se ve reducida ya que también se reduce el sistema inmunológico.

El sueño está regulado por el ciclo luz-oscuridad, cuando se duerme de día no se tiene la misma calidad de sueño que en la noche. El sueño perdido no se recupera  y va deteriorando el organismo, explica el Dr. Reyes Arovalencia.

Trastornos modernos

Los jóvenes han desarrollado una dependencia tecnológica que los hace dormirse muy tarde y levantarse  aun más tarde, esto se llama síndrome de fase retrasada del sueño.

En cuanto a las alteraciones del ciclo del sueño “en lugar de llegar en 90 minutos a la etapa profunda se entra intensamente y rápidamente, es decir, sueñan y los sueños son tan intensos que sienten que están despiertos: la parálisis de sueño o que la persona sienta que se le suba el muerto es consecuencia de la privación del sueño, sienten que son observados pero éstas son alucinaciones hipnagógicas.

“La etapa tres de sueño o de descanso físico se ve alterada. Aumenta el sueño ligero, el 60 por ciento se vuelve 70 u 80 y disminuye el sueño profundo y eso contribuye a la sensación de falta de descanso y a pesar de dormir el tiempo adecuado cada día no cumple la función restauradora el sueño”, señaló el director de la Clínica de Trastornos de Sueño de la UNAM.

Regeneración celular

“Una de las funciones de dormir, no solo es para descansar, sino para restaurar mentalmente y para que se refuerce el sistema inmunológico para que todas las células del organismo se regeneren y produzcan nuevas células es por esto que cuando nos enfermamos nos mandan reposo, el sueño nos ayuda a sanar mas rápidamente”, agregó.

El doctor Arovalencia recomendó acudir a la clínica que está ubicada dentro del Hospital General ya que dice, una de cada tres personas padece un trastorno de sueño. La atención es al público en general y se trata desde el ronquido y el insomnio hasta trastornos más serios.

(*) Doctor Reyes Arovalencia director de la clínica de trastorno del sueño de la Facultad de Medicina de la UNAM con sede en el Hospital General de México.
Especialista en trastornos del sueño, neurofisiólogo con doctorado en neurociencias.
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: