Las mascotas, portadoras de parásitos dañinos

Perros y gatos entre otros animales caseros transmiten al ser humano 53 enfermedades patógenas.

26/08/2013 3:55
AA

Ya sean perros, hásmters, gatos o cualquier animal domesticado, aunque esté en casa con todas las precaciones de limpieza pueden contraer parásitosdañiños hacia ellos mismos y sus dueños. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) aquellas enfermedades infecciosas que se transmiten de forma natural de animales vertebrados a humanos se llaman zoonosis.

Cifras de la OMS declaran que de los mil 415 patógenos humanos conocidos en el mundo el 61 por ciento son zoonóticos detectando los brotes más recientes en poblaciones menos favorecidas y más vulnerables.

El perro, la mascota más común en los hogares puede llegar a transmitir 53 de las 174 enfermedades zoonóticas de importancia las cuales se pueden prevenir y/o controlar.

¿Cómo se contagia?

Basta con introducir las manos u objetos a la boca después de interactuar con el medio ambiente o la manipulación de objetos contaminados.Hay otros casos en los cuales los parásitos penetran en la piel. Es por ello que los niños son los más vulnerables a sus ataques debido a la poca higiene y el juego entre ellos y las mascotas.

Las zoonosis afectan la salud de las personas en diferentes grados: desde la invasión de larvas en estómago, intestino grueso y delgado, hígado, riñones, corazón por mencionar algunos hasta ceguera e incluso la muerte.

Evitarlo es fácil

Hay que tomar medidas preventivas desde que se planea tener una mascota en el hogar, la forma es sencilla: desparasitar al animal de compañía cada vez que es vacunado, además de los consejos prácticos que les pueda proporcionar el veterinario.

Hay que hacer una calendario para las desparasitaciones: la primera debe comenzar a los 15 días de nacido, con repeticiones cada 15 o 22 días hasta los tres meses de edad y A partir de esa fecha desparasitar y valorarlos cada tercer mes ya que de adultos también son propensos a enfermearse.

Algunos síntomas:

Como no se puede cuidar de los animales todo el tiempo, hay que monitorear su conducta y apariencia física para detectar posibles brotes:

1. Pelo erizo, parado y quebradizo.
2. Abdomen abultado.
3. Pérdida del apetito.
4. Hinchazón debajo de la mandíbula y cuello.
5. Diarrea.
6. Vómito.
7. Adelgazamiento.
8. Infecciones en mucosas oculares.
9. Depresión
10.  Somnolencia.
11.  Larvas en heces.

Cada parásito tiene un tratamiento distinto, por ello al detectar cualquier anomalía es recomendable visitar al veterinario para un mejor diagnóstico y medicamento específico. En el ser humano los síntomas son semejantes además de dolores constantes en abdómen. Una forma de estar al tanto de los pequeños en casa es revisar sus heces un par de veces al año.

Es recomendable enseñarles a los niños el hábito de lavarse las manos cada vez que salen a jugar, acarician a sus mascotas, después de ir al baño además de antes y después de comer. Además de eviar que la lengua de sus animales y compañeros de juego les toque la cara y manos.

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: