Las peligrosas consecuencias de aguantarse un estornudo

Puede ser más delicado de lo que muchos piensan

16/01/2018 1:36
AA
estornudo

El estornudo es una reacción de defensa de nuestro cuerpo

Recientemente, se reportó el caso de un hombre en Inglaterra que se desgarro la parte trasera de la garganta, la faringe, al tratar de aguantarse un fuerte estornudo, por lo que algunos médicos están alertando a las personas sobre las peligrosas consecuencias de aguantarse un estornudo.

>>Te puede interesar: ¿Por qué las bajas temperaturas aumentan la ansiedad? 

Aguantarse un estornudo perfora la faringe  

De acuerdo a los reportes en British Medical Journal Case Reports, el paciente se quejaba por no poder tragar y por una sensación de tener la garganta tapada.

Su cuello se inflamó justo después de que se aguantó un fuerte estornudo, apretándose la nariz y cerrando la boca.

Cuando acudió al hospital, había perdido la capacidad para hablar y tenía grandes dificultades para tragar saliva.

Los médicos descubrieron entonces, que tenía la faringe perforada y que se habían filtrado burbujas de aire a través de la herida, llegando hasta la caja torácica y provocando ruidos extraños en los pulmones.

El paciente fue hospitalizado durante una semana entera.

¿Por qué es una mala idea aguantarse un estornudo?

Médicos explican que casos como este son extremadamente raros y que las lesiones como las que presentó el hombre, están más relacionadas con golpes.

Sin embargo, aguantarse un estornudo no deja de ser una mala idea por varias razones.

Un estornudo, es un mecanismo que el cuerpo tiene de forma natural ante algunos estímulos desagradables, como infección en las vías respiratorias o la irritación de alguna parte de las fosas nasales.

Algunas partículas externas como el polvo, polen o los pelos de mascotas, pueden provocarlo, porque es un mecanismo de defensa del aparato respiratorio.

Por lo tanto, aguantarse un estornudo es más delicado de lo que muchos se imaginan.

De acuerdo al neumólogo Juan Francisco de la Cruz, al estornudar, sacamos aire disparado por la nariz y la boca a velocidades que pueden alcanzar hasta los 160 km por hora, por lo que contener todo eso crea una presión muy fuerte en la boca y la garganta.

Dicha presión, puede forzar a las bacterias de tu nariz a volver a las cavidades cubiertas de mucosa o incluso, a meterse a los oídos, lo que resulta en una fuerte infección.

En otros casos, pueden romperse vasos sanguíneos porque la presión tanto en ojos, oídos y laringe, aumenta de forma extrema.

El experto también advierte que aguantarse un estornudo puede provocar rinitis, es decir, inflamación en la mucosa de las fosas nasales.

Los oídos también pueden verse dañados y en algunos casos, puede causar náuseas o vértigo periférico.

La próxima vez que quieras estornudar, hazlo con todas las ganas y piensa que estás expulsando toxinas peligrosas para tu cuerpo.

>>Te puede interesar: Lo que nunca debes hacer antes del sexo si eres mujer 

(Con información de Quo)


1 comentario

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: