Las toxinas afectan la función celular

Las toxinas se encuentran tanto en el aire como en el agua y los alimentos, y al ingresar al organismo afectan la vida celular.

22/05/2012 8:10
AA

Las toxinas son un conjunto de sustancias químicas que están en el aire, el agua y los alimentos, que tienen un efecto tóxico y dañino para el organismo, dijo a SUMEDICO la licenciada en nutrición Gysel Engel (*), del Centro Engel. Entrevista en video

La especialista en nutrición y desintoxicación celular fue enfática al afirmar que de los contaminantes que afectan la salud celular es posible “correr pero no esconderse”.

“Las toxinas afectan el organismo de muchas maneras, hay compuestos que respiramos por la contaminación del aire, los cuales actúan sobre nuestras células del cerebro e hígado, por ejemplo; las células tienen componentes de grasa, las toxinas se adhieren a estas grasas, las oxidan y dañan su composición química, inutilizándolas, afectando sus funciones”, explicó la nutrióloga.

Puso como ejemplo los colorantes con que se fabrican algunos alimentos, sobre todo los rojos y azules de los cereales, los cuales se adhieren a las proteínas impidiendo su digestión; también se refirió a los asbestos y el plástico con que están fabricados algunos contenedores de comida, biberones, botellas de agua que liberan sustancias con el calor, las cuales alteran el control de la inflamación y le replicación celular.

“Muchos de los componentes están ligados al cáncer, colorantes que contienen jamones y salchichas, que forman sustancias relacionadas con cáncer de seno, útero y estómago; el plomo y el mercurio que flotan en el aire contaminado afectan los huesos, se adhieren al hueso y lo vuelven quebradizo, menos estructurado; también afectan a los nervios, la conducta, la capacidad de aprendizaje; las toxinas afectan la entrada de oxígeno a los pulmones y la salida de dióxido de carbono, lo que se traduce en asfixia celular”, manifestó.

Toxinas hereditarias y transfronterizas

La contaminación de las toxinas está prácticamente en todas partes, inclusive en zonas donde el medio ambiente podría considerarse virgen.

“Hay estudios –dice la especialista– que revelan que en lugares como la Antártida o zonas profundas de la selva amazónica, en donde se han hecho análisis a animales originarios, existen contaminantes producidos en la industria. De ahí que se asegure que los tóxicos son transfronterizos, migrantes, viajan a otros lugares y además son transgeneracionales, si el papá o la mamá se intoxican, esto se hereda a los hijos, porque los tóxicos se pegan a las estructuras celulares como son los ovarios, los óvulos y los espermatozoides, pasando a la siguiente generación”.

Desintoxicación celular

Existen dos maneras de limpiar el organismo de las toxinas que lo afectan: natural y medicinal, y para la nutrióloga Gysel Engel, ambas son efectivas y, también, complementarias.

“Lo principal es evitar el contacto con los contaminantes, tomar agua natural en envases de vidrio en lugar de tomar refrescos o bebidas con colorantes artificiales y en envases de plástico, porque el agua ayuda a limpiar el organismo; también hay que mejorar la alimentación, sobre todo de comida orgánica que está libre de hormonas”, sugirió.

Otra medida que a la licenciada le pareció importante y definitiva, es dejar de fumar, o simplemente no fumar, ya que “hay alrededor de 5 mil sustancias tóxicas en el humo del tabaco”.

Otras recomendaciones son:
 

  • Cuidar los hábitos
  • Nutrirse mejor
  • Realizar programas intensivos de desintoxicación con un profesional, sobre todo si se vive en sitios muy contaminados, como grandes ciudades
  • Evitar aromatizantes y placas de insecticida en casa
  • No comer alimentos refinados con colorantes y fungicidas

Síntomas y señales de toxicidad celular

De acuerdo con la especialista, es difícil notar la intoxicación hasta que ésta llega a cierto umbral, “entonces notas que hay inflamación en alguna zona, que hay un pensamiento más lento, confuso, con energía baja, ojos llorosos, vómito o náuseas, problemas cutáneos”, explicó.

Finalmente, la especialista refirió que es posible prevenir siempre y cuando se tengan buenos hábitos alimenticios y un comportamiento alejado de las fuentes de toxicidad celular.

(*) Gisel Engel
Licenciada en Nutrición
http://www.centroengel.com/edad.html
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: