Lepra, enfermedad histórica e individual

En la antigüedad, la lepra era considerada como un castigo divino para quienes cometían algún pecado, y rezos y expiación eran la cura.

25/01/2013 2:44
AA

“La lepra es una enfermedad que produce escalofríos, de carácter religioso, mítico y literario”, dijo el escritor y académico Ignacio Gracia Noriega, durante la sesión extraordinaria de la Real Academia de Medicina del Principado de Asturias, en octubre de 2012.

Durante su presentación, el estudioso recordó que en la antigüedad se consideraba que la lepra era un castigo para los pecadores, y refirió que su primera mención en la Biblia corresponde al Levítico, libro bíblico del Antiguo Testamento, en donde ya se aconsejaba, como medida de seguridad, aislar al enfermo así como quemar sus ropas.

No obstante, señaló que tanto la lepra -que llegó de oriente- como otra enfermedad mítica: la peste, tuvieron su máximo auge en la Edad Media; sin embargo, sí especificó que entre ambas existe una gran diferencia, y es que la lepra es una enfermedad individual y la peste una enfermedad colectiva.

Medicina, estigma y superchería a. de C.

De acuerdo con un rastreo realizado en la India, en 2009, se reveló que la lepra ataca al ser humano desde hace cuatro mil años, tras haber hallado los restos de un hombre que pudo haber muerto entre los años 2500 y 2000 a. C., que presentaba señales de haber padecido lepra, y cuyo cuerpo fue encontrado entre estiércol de vaca, dentro de un cuarto de paredes muy gruesas, alejado (posiblemente aislado) de las demás chozas de dicho asentamiento.

En el año 2000 a. C., dentro del  texto hinduista Átharva-veda, se hace mención a la lepra, la cual es llamada kilasa, que significa: mancha blanca en la piel, y cuya cura era a base de plegarias. Y dentro de la Biblia, se hace referencia a la lepra como parte de un diálogo entre Yaweh con Moisés y Aarón, en donde se refiere que “el leproso es inmundo”, el cual deberá llevar “vestidos rasgados y la cabeza descubierta, y embozado deberá pregonar: ¡Soy inmundo! ¡Soy inmundo!”

Menciones sobre la lepra, ya en un contexto presumiblemente científico, se remontan al siglo III d. C., en el tratado médico Sushruta-samhita, en donde se “oficializa” la alienación del paciente, al mencionar que  “en el caso de que el veneno haya penetrado alguno de los órganos restantes, el leproso debe ser abandonado como incurable”. También se refiere que, “de acuerdo con los sabios”, quien padecía lepra era a causa de una maldición por matar o cometer actos impíos.

Entre los “tratamientos” o consejos para curarse de la lepra, contenidos en dicho tratado médico, puede leerse: “una dieta adecuada, una conducta intachable, si practica toda clase de penitencias expiatorias (como dar dinero a los sacerdotes brahmanes) y si recurre a los medicamentos adecuados”, y no sólo eso sino que, al cumplir al pie de la letra estos requerimientos, el paciente podrá obtener un “estatus elevado después de la muerte”.

Lo más extraño del caso es que, a pesar de la manera como se hacía referencia  la lepra en dicho tratado, bajo esa dicotomía entre la medicina y la superchería, en 1998, la Enciclopedia Cambridge de Paleopatología Humana asentaba que “el tratado médico Sushruta-samhita de la India describe muy bien la condición patológica, e incluso ofrece sugerencias terapéuticas”.

El problema mayor, derivado de la alienación de los pacientes con lepra a causa del estigma social, el cual continúa en muchos países del mundo, es que no es posible aplicar tratamientos precoces, ya que quienes padecen lepra son recluidos en leprosarios para evitar contagios.

De acuerdo con el análisis de diversos textos y documentales referentes a la lepra, como  Ignorance breeds leper colonies in China, The hidden suffering of India’s lepers y Europe’s last leper colony lives on, aún hay colonias de leprosos en países como Argentina, Brasil, China, Egipto, España, India, Japón, República Dominicana, Somalia y Vietnam.

No obstante, históricamente, de acuerdo con la enciclopedia Británica, se sabe que a muchas de estas colonias de leprosos fueron confinados pacientes que padecían sífilis.

Mycobacterium Leprae, ¡a escena!

Así como la lepra tiene un ramal que remonta cuatro mil años en la historia, en el cine ha sido un tema recurrente precisamente para ubicar la enfermedad en un contexto histórico.

Molokai (Luis Lucía, 1959)

Esta película española narra el paso del padre Damián por la isla de Molokai, en Hawai, para atender a los leprosos que han sido confinados ahí, y finalmente, consigue que las autoridades pongan atención en ellos para mejorar sus condiciones de vida.

Ben Hur (William Wyler, 1959)

Película épica basada en el libro homónimo escrito por el general Lewis Wallace, en donde se narran las aventuras de Ben Hur (interpretado por un magnífico Charlton Heston) en judea, cuyas madre y hermana enferman de lepra y son confinadas a un leprosario ubicado en las afueras de la ciudad. Ambas se curan milagrosamente cuando Jesucristo se les acerca.

Braveheart (Mel Gibson, 1955)

En esta película, también épica, aparecen dos personajes que padecen lepra: el rey Roberto I de Escocia, y su padre, Robert VI the Bruce, Señor de Annandale, personajes que existieron en la vida real.

Diarios de motocicleta (Walter Salles, 2004)

Durante su viaje en motocicleta por América del Sur, en compañía de su amigo Alberto Granado, Ernesto Guevara, representado en pantalla por el actor mexicano Gael García Bernal, que más tarde se convertiría en el Che Guevara, tiene contacto con un grupo de pacientes con lepra en Perú.

Detrás de la piel (Jordi Pla, 2008)

La Asociación Fontilles, para conmemorar el centenario de la apertura del Sanatorio San Francisco de Borja, situado en La Vall de Laguar (Alicante), filmó este documental en el cual participan pacientes, médicos y voluntarios del sanatorio, para mostrar de cerca la lucha contra la lepra.

Ser isla (Eun-hee Ihm, 2007)

Este documental coreano, bordea sus intenciones hacia la necesidad de terminar con la ignorancia que rodea a la enfermedad, además de finalizar con la estigmatización y marginación a las que son sometidos quienes la padecen.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: