Leucemia mieloide crónica, poco común y peligrosa

Se estima que en México existen 2 mil 500 habitantes con dicha patología, y que no se cuenta con el suministro de medicamentos adecuado para tratarla.

27/02/2013 3:12
AA

La leucemia mieloide crónica o “CML”, por sus siglas en inglés, es un cáncer en la sangre de baja incidencia, producido por el cromosoma Filadelfia, que a nivel mundial representa un caso por cada 100 mil habitantes, manifestándose en la edad adulta, con un ligero predominio en el género masculino, y que de no ser tratada a tiempo puede desencadenar la muerte.

Se estima que en México existen 2 mil 500 habitantes con dicha patología, y que se presenta una década antes que en los países europeos, es decir, alrededor de los 45 años de edad.

Se le asocia con factores ocupacionales, como en carpinteros, pintores o personas que trabajan regularmente con solventes, o a personas que se encuentren expuestas a radiación iónica constante, aunque no se ha encontrado una correlación concreta, expresó el hematólogo clínico Enrique Báez de la Fuente, en entrevista con SUMEDICO.

Sobre su historia, el especialista comentó, que en los años 60`s, se halló su causante, el “cromosoma filadelfia”, convirtiéndose así en la primera leucemia en la que se encontró una alteración cromosómica constante.

A pesar de esto, se esperaron tres décadas para que se produjeran avances tecnológicos en su tratamiento, en donde se optaba primeramente por el trasplante de medula ósea, procedimiento que ahora se sabe sólo es factible para dos de cada 10 pacientes, agregó.

Con el tiempo, se ha modificado su tratamiento, incorporando los fármacos, los cuales mediante su evolución han reducido la mortalidad anual en un 15 a 20%, extendiendo la esperanza de sobrevida de los pacientes de 15 a 20 años. Convirtiendo a la enfermedad poco común en una de baja mortalidad, informó.

¿Cómo es que se desarrolla?

La propagación de esta enfermedad es por medio de  la proteína BCR-ABL, producida por el cromosoma Filadelfia. La cual produce cambios en el organismo que permiten la adhesión de la enfermedad, al infiltrarse a los tejidos, acumulándose hasta que sustituye todo el tejido normal en la medula ósea, explicó el especialista.

La leucemia mieloide, “se vuelve inmortal”, al alimentarse de los nutrientes, en sentido figurativo, pues como el ciclo de cualquier ser viviente, en este caso del tipo bacterianos, las células que se producen nacen, crecen, se reproducen y mueren. Causando con ello los primeros síntomas, pues la gran acumulación de cadáveres de células y bacterias, por así decirlo, da pie a los primeros síntomas de la CML.

Los primeros síntomas tardan entre 4 a 6 años en manifestarse, por lo que el 85% de los pacientes se diagnostica cuando la enfermedad está en una etapa crónica, se ha perdido entre el 15% de blastos, que son las células aún inmaduras, antes de convertirse en glóbulos blancos, dijo.

La CML, se divide en tres etapas de evolución, la primera de ellas es la crónica, en donde se ubican la mayoría de los pacientes, en dicha etapa el paciente se encuentra más o menos estable, y responde bien a tratamientos como la quimioterapia.

De no ser tratada en la etapa crónica, la enfermedad avanza a la etapa dos, que es la de “aceleración”, donde se presenta pérdida de peso y de blastos en un 15 a 30 porciento, además de fiebre, dolor óseo.

Y finalmente, en la etapa tres, denominada como “crisis blástica”, no queda más que hacer y el desenlace fatal tarda pocos meses o días, “he allí la importancia de su diagnóstico y tratamiento oportuno”, recalcó Báez.

¿Cuándo acudir con el médico?

El especialista, indicó que a pesar de que la mayoría de los pacientes que presentan leucemia mieloide crónica son asintomáticos, existen señales que no se deben dejar pasar de largo para su oportuno diagnóstico, que son: debilidad, fatiga, pérdida de peso, palpitaciones, sensación de pesadez abdominal, crecimiento del vaso, el cual está relacionado con esta enfermedad.

Al presentarse estos síntomas, se debe realizarse un estudio de sangre, donde si se nota el crecimiento de número de glóbulos blancos, disminución de glóbulos rojos y aumento de las plaquetas, se debe someter a un diagnóstico citogenético o a una inmuno-flourescencia, donde se busca la presencia del cromosoma Philadelphia, para confirmar o descartar si se tiene leucemia Mieloide crónica, agregó.

Problemática

En México existen 600 hematólogos, de los cuales 250 son del tipo clínico, es decir que tratan ésta enfermedad. Lo cual representa 10 pacientes por cada médico, pero la dificultad no es esa, sino que no existen todos los medicamentos necesarios para su tratamiento en el sector salud..


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: