Lo bueno y malo de la comida de los abuelos

A todos nos gusta saborear los guisos de los abuelos y debemos reconocer sus aportes nutritivos, pero también eliminar lo que provoque obesidad n

18/10/2011 8:18
AA

¿A quién no le gusta disfrutar de la comida de los abuelos?, es un hecho que sea el abuelito o la abuelita quien cocine, su sazón no tiene igual, sin embargo debemos de considerar sus aportaciones nutritivas y también eliminar aquello que nos conduzca a la obesidad.

De acuerdo a expertos culinarios, en los desayunos los abuelos tienden a seguir tradiciones sumamente saludables, como tostar  el pan blanco del día anterior y untarlo con mermeladas caseras, o bien con requesón y miel, o dulce de membrillo. Estas propuestas, además de sabrosas son naturales, por lo que los niños no se ven tan atraídos por el sabor artificial de los dulces industrializados.

En el almuerzo, los “abus”  generalmente se tiende a proporcionar a sus nietos pan con chocolate o jamón o quesos, también una porción de bizcocho casero, acompañado con una fruta como plátano,  manzana o un par de mandarinas, quizás frutos secos. Todo esto evita el consumo de pastelillos industrializados.

En la comida, siempre están presentes las verduras, sea en ensaladas, sopas, e incluso como parte del plato fuerte, encontramos brócoli, espinacas, acelga, papas, calabacitas, etcétera, las cuales forman el acompañamiento ideal de carne, pollo o pescado, que representan  ración de proteína que generalmente se alterna.

Un aspecto muy importante, es que las abuelas gustan de servir las verduras cocidas o crudas, en lugar de fritas.

Estos platillos se completan con pastas y legumbres, pan o tortilla, que son parte de los cereales que requerimos.

Los excesos son malos

Sin embargo, las recetas de los abuelos no son del todo saludables, sobre todo en las cantidades de ingredientes como la sal y el aceite.

La cantidad recomendada por la OMS no debe exceder de 400 miligramos de sodio/día en los niños menores de un año, el problema es que la mayoría de este sazonador proviene de cantidad añadida en la cocción o en la mesa.

Por ello la recomendación, es que los abuelos reduzcan la sal al cocinar, incluidos los sazonadores, así como que retiren los saleros de la mesa, pues así ayudarán a que sus nietos acostumbren el paladar a sensaciones más sosas, pero más sanas.

En cuanto a los aceites, requieren ser usados con moderación, pues si se abusa, sobre todo en los platillos fritos, incluso los poliinsaturados como el oliva, pierden sus beneficios y pueden provocar aumento de grasas malas en la circulación sanguínea. (Con información de 20minutos.es)
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: