Todo lo que tienes que saber sobre la astenia otoñal

El cambio de temporada puede causar cansancio, la apatía, el mal humor o la falta de sueño

12/10/2016 8:45
AA

Con la llegada del otoño, los cambios de temperaturas y menos horas de luz, muchos sufren lo que se conoce como astenia otoñal.

El otoño conlleva disminución de las horas solares y una ligera baja de temperatura, lo cual unido a la incorporación a la rutina y obligaciones diarias con la consiguiente reducción del contacto personal con amigos y familia, puede generar astenia otoñal, un síndrome temporal que, como tal, debe desaparecer al cabo de unos días.

El director general de Salud Pública y Adicciones, Manuel Molina, señalaba recientemente que “para superar la posible baja de ánimo, se aconseja exponerse al sol al menos diez minutos diarios, preferiblemente a primera hora de la mañana y realizar regularmente algún tipo de ejercicio físico“.

Dormir lo necesario para estar descansado y adaptarse a las horas de luz solar y seguir una dieta equilibrada en la que abunden frutas y verduras, buscar ocio compartido con familia y amigos y planificar viajes o excursiones adaptadas a la nueva estación “son recursos que contribuyen a superar esta fase de adaptación a la vida cotidiana tras el periodo de vacaciones de verano”, añadió.

En general, lo normal es una adaptación sin problemas, dado que el cambio de estación es muy gradual. No obstante, como respuesta del organismo a los cambios medioambientales (menos horas de luz solar y bajada de las temperaturas) se alteran los biorritmos y el ciclo de vigilia-sueño y ello puede afectar negativamente al estado de ánimo.

Entre los síntomas asociados a la astenia otoñal se encuentran el cansancio, la apatía, el mal humor o la falta de sueño. También se da falta de interés por realizar actividades que antes nos gustaban, tristeza, apatía, aparición de insomnio o hipersomnia (necesidad de dormir demasiado), problemas de concentración, irritabilidad, mal humor y, en algunos casos, trastornos de la alimentación.

La principal responsable de esta alteración es la melatonina, una hormona encargada de regular el sueño o la temperatura corporal. Su producción aumenta con la reducción de la luz solar y este incremento provoca una bajada de serotonina, conocida como la hormona de la felicidad. El resultado de mayores niveles de melatonina y menores de serotonina es la aparición de la apatía, el cansancio, la somnolencia o la tristeza.

(Con información de 20 minutos).


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: