Logra una relación estable, sana y duradera

Una especialista dijo a SUMEDICO cuál es la mejor manera de poder mantener la estabilidad dentro de una pareja.

10/02/2012 2:35
AA
Cuando las personas inician una relación de pareja generalmente es porque se sienten muy bien con la otra persona, tienen ideas y sueños en común y ponen todo de su parte para que la relación florezca y cada vez la convivencia sea mejor, o que ese amor crezca.
 
Esto podría ser relativamente fácil de llevarlo los primeros seis meses de la relación cuando la curva del enamoramiento está a todo lo que da, según refieren expertos en el tema, ¿pero qué pasa una vez que el enamoramiento deja de estar en su máximo esplendor y la relación pasa a una segunda etapa?, ¿cómo podemos pasar a una relación estable, duradera y sana?
 
En entrevista con SUMEDICO, Rinna Riesenfeld(*), terapeuta sexual y directora de la librería El Armario Abierto, indicó que algunas veces hay relaciones de muchísimos años, pero que ya están más rotas que nada o que los integrantes del equipo llamado pareja ni siquiera se hablan, pero el secreto está en saber “cómo jugar un deporte de equipo para que la relación además de duradera, sea estable y sana”.
 
De acuerdo con Riesenfeld, la relación no es un simple acompañamiento para no estar solos, ni tampoco se tiene una receta o ecuación perfecta que siempre nos dé el mismo resultado, sino más bien una convivencia con la persona que amamos en donde tenemos que negociar y adaptar el esquema necesario para que esa relación de pareja funcione bien, es decir ver las
necesidades de ambos.
 
El amor no lo puede todo
 
“Muchas veces las personas creen que porque se aman profundamente van a resolver todos los problemas y todo va estar bien, pero no es así, claro, el amor va ayudar y a dar las ganas de seguir y de resolver”, afirmó la terapeuta.
 
Teniendo el amor como base de la relación, es todo más sencillo, pero Rinna enfatizó la importancia de que cada problema se arregle en su justo renglón, ¿y qué es esto?, pues todas las relaciones son como un cuaderno con muchos renglones en donde uno es el sexo, otro la logística, otro la familia y así, para cada asunto con que la pareja tenga que ver.
 
Entonces el tener ubicado el renglón del problema, ayuda a que los problemas se resuelvan lo antes posible y de la mejor manera, pues “muchas veces hay un mal entendido porque alguien dijo o hizo algo que estaba mal, y creen que después de tener buen sexo todo se arregla y no, no es así, porque tal vez en el sexo nos llevamos increíble, pero eso no nos va a solucionar un problema en el renglón del cine”.
 
Asimismo la especialista señaló que en una cultura como la nuestra muchas veces las cosas se tornan más complicadas de lo que son porque no estamos acostumbrados a ir al grano, sino que ante un problema o enojo, “el acusado” empieza a traer otros problemas del pasado diciendo “tú también lo has hecho, te acuerdas aquel día que fuimos…, y qué hay de la vez que…”, y llega el momento en el que el problema central ya hasta se olvidó y por ello recomendó evitar jalar archivos viejos o cosas de otros renglones.
 
Y no sólo eso, sino que desde que deciden iniciar una relación o formalizarla, ambos deben hacerle patente al otro que partes de su vida no pertenecen a la relación, porque casarse, o tener una relación estable y formal aun cuando no haya un papel firmado, no significa que entregas tu vida al otro, sino que han decidido seguir el camino, pero juntos, de la mano, uno al lado del otro para apoyarse a seguir creciendo, jamás es que uno absorbe la vida del otro ni es una fusión que hace que las personas dejen de ser para convertirse en uno mismo.
 
“Por ejemplo yo le digo a mi pareja, mi trabajo es mío, eso no entra a discusión en la relación, jamás le pido permiso para dar una consulta o algo relacionado con esto, si tengo que salir de congreso o algo, sí, le aviso, oye voy a salir y no estaré tales días, porque le afecta, lo está involucrando en la medida que no puede hacer planes conmigo y le doy la oportunidad de que decida sobre que hacer esos días, y viceversa”, narró Rinna.
 
Todo suena bello y sencillo, ¿cómo hacerlo?
 
La terapeuta sexual, indicó que hay cuatro áreas en la vida de una persona que van a afectar la relación de pareja,  el pasado personal, las necesidades personales, el pasado de la pareja y las necesidades de la pareja, y las personas tienen que ser lo bastante hábiles para poder conjuntar todo esto.
 
Para ilustrarlo Riesenfield recordó una frase que un día leyó “no podemos cambiar el viento, pero si ajustar las velas”, y eso es justo lo que debe hacer una pareja para tener éxito, pues no basta que dos excelentes personas se unan, “muchas veces juntas son un desastre, o dos personas que son un desastre se juntan y dan una combinación perfecta, hay muchas combinaciones, pero hay que saber acoplarse”.
 
Y todo esto se descubre durante el noviazgo, aunque muchas cosas, dijo la terapeuta, pueden pasar sin importancia porque el novio, NO-VIO y muchas cosas se dejan pasar, por eso recomienda analizar a la persona desde el principio, saber cómo es  qué características tiene y si puedes costear el precio.
 
Esto es “si yo adoloro a los animales y me gusta que el perro o el gato duerma en la cama pero a mi pareja le chocan los animales y yo no quiero cambiar esa situación, es un precio que no puedo costear y mejor lo olvido, si no es tan importante para mí, pues es algo que puedo cambiar porque no me violenta ni están pasando por encima de mí, está bien ahora le acondicionaremos una camita para que duerma abajo y listo”.
 
Poder y amor no se llevan
 
Otra de las grandes confusiones que presentan las personas en relaciones de pareja que las hacen tener grandes problemas es que creen que son relaciones de poder y no es así, no se trata de ver quién gana esto es “o ganamos o perdimos, no de gané, en un deporte de equipo no hay gane, solo ganamos, porque si yo tuve la razón en algo, pero tú ya no me hablas, pues ¿qué gané?, absolutamente nada, mas que lastimarte a ti y a mí también”, señaló Rinna.
 
“Esto se trata de entender que no siempre nos van a complacer, ni que tampoco tenemos siempre que estar complaciendo al otro, sino de campechanearlo, porque va haber aspectos en los que seamos muy distintos, entonces saber que hoy vamos a ver la película que a ti te gusta, pero mañana la que me gusta a mí, y siempre pasar un rato agradable”.
 
Asimismo Rinna indicó que aquellas personas que crean que ganar es meterle el pie a uno de su equipo está totalmente equivocado, “sino como equipo, si veo que te caíste mi deber es levantarte, ayudarte, pero todo sin perderme yo ni hundirme contigo, sino yo desde mi posición sacarte de tu problema”.
 
Del mismo modo, si algo necesitamos algo debemos pedirlo a la pareja directamente, pero sin ser imperativos, afirmó la especialista, y sobre todo, hizo énfasis, en saber escuchar lo que el otro nos pide para poder mejorar la relación y no tomar las cosas personales o darles significados negativos cuando solo nos están indicando cómo prefieren las cosas o qué les gusta más.
 
En caso de saber que la otra persona tiene la autoestima baja, Rinna indicó que lo inicial es trabajar en ese aspecto, que solo la persona con ayuda de un profesional va a poder superar, y posteriormente aclarar las cuestiones de pareja.
 
Y si después de eso ambos quieren seguir adelante pero solos no logran resolver los conflictos, es muy sano y sensato pedir ayuda y acercarse con un profesional para que les brinde herramientas y puedan solucionarlo.
 
“Solo los orientamos, les brindamos herramientas, no vamos a solucionar el problema, son ellos quienes tienen que saber lo que más les conviene, no es de aventarle la bolita al terapeuta luego de un tiempo de jugar ping pong entre ellos”, finalizó Rinna.
 
(*)Rinna Riesenfeld
Terapeuta sexual
Directora del Armario Abierto
elarmarioabierto@hotmail.com
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: