¿Logras que tu hijo vaya a dormir temprano?

Especialista dijo a SUMEDICO que terminar con el problema de no dormir bien de los niños es simple pero requiere del esfuerzo de los padres.

03/08/2011 8:03
AA

Cuando un niño no quiere irse a dormir tiene un problema de hábitos, dijo la doctora Ofelia Roldán(*) en entrevista con SUMEDICO, y abundó que es importante que un niño tenga límites y horarios para sus actividades.

No obstante, también puede ser que el niño tenga miedo y por ello no desee ir a su habitación para dormir. En este caso, la doctora Roldán refirió que esto sucede cerca de los 6 años de edad, porque el niño ya entiende el concepto de muerte, de ahí que tenga miedo a la oscuridad o a estar solo en su habitación. “Es el clásico niño que por miedo se levanta de su cama y va
a acostarse a la cama de sus papás”, indica la doctora.

“Los papás deben tener en cuenta que para corregir este problema es necesario llevar un tratamiento a corto plazo, en el que se desvelarán mucho. Lo que los papás tienen que hacer cuando su hijo se despierta y se va a su cama es levantarse y llevarlo a dormir, apapacharlo un poco, porque ciertamente tiene miedo, pero también tiene que entender que no hay nada que le haga daño ahí”, esto deben hacerlo hasta que el niño se quede a dormir en su cama, manifestó la especialista.

También, la doctora cuenta que en otras ocasiones los papás fomentan la situación porque en lugar de levantarse y llevar a su hijo a su cama, pretenden que no se dieron cuenta, o bien lo dejan quedarse, por comodidad.

“Esto sucede cuando en realidad se trata de un problema muy sencillo de corregir, pero que necesita de firmeza y constancia de parte de los padres; se trata de aplicar técnicas conductuales”, abunda la doctora.

¿Por qué no pueden dormir?

La mayoría de las veces es por miedo. “Los niños tienen diversos trastornos de ansiedad a lo largo de su vida –indica la doctora–; el primer problema de angustia sucede a los 3 años, pero el más grave es a los 6 cuando entienden que es la muerte, también empiezan a creer que si no ven a su mamá van a morirse, luego viene el miedo a los fantasmas. Eso es parte de lo normal, no es algo patológico que el niño tenga miedo a irse a dormir, es una etapa de
su desarrollo, pero hay que tener paciencia”.

La táctica es sencilla, en palabras de la doctora Roldán. “Hay que calmar al niño y enfrentarlo a sus miedos para que vean que esas cosas no existen”, refiere. De otra forma, se fomenta el miedo.

Cuando no es miedo, se trata de cosa de límites…

No obstante, el miedo a la oscuridad o a lo que duerme en el armario no puede ser la única excusa del niño para no dormir. También existe la ausencia de límites, pero la táctica en dicho caso no es tan diferente a la que controla el miedo.

Es importante que los papás no sólo lo manden a dormir sino lo lleven de la mano hasta su cama para que se duerma, de otra manera el niño encontrará muchos pretextos para no hacerlo, indica la doctora.

Una técnica importante que sugiere en terapia la doctora Roldán, es la de estimular al pequeño por medio de un calendario, en el cual, cada vez que va a dormirse sin la compañía de sus papás se gana una estrella, y posteriormente, recibe un reforzador positivo, que no debe ser un juguete, para estimularlo a ir a dormirse solo.

Finalmente, la doctora Ofelia compartió las tres reglas más importantes para que los niños terminen con su problema de irse a dormir:

  • Ser firmes
  • Emplear mucha voluntad para llevarlo a la cama
  • Convencerlo de que no hay fantasmas ni nada que le haga daño en la oscuridad

(*) Dra. Ofelia Roldán Ceballos
Psiquiatría de niños
oferol@yahoo.com.mx
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: