Así reacciona el organismo cuando te enamoras

Además de sentirnos felices, en nuestro cuerpo se producen distintos procesos

14/02/2017 4:00
AA

Al enamorarnos sentimos que esa persona es perfecta, la mejor en todo el mundo y la única que nos puede hacer sentir volar, soñar y sonreír en todo momento, aunque no siempre esté con nosotros.

Estos son los típicos efectos del enamoramiento a nivel emocional; sin embargo, en el cuerpo se producen otros cambios, ¿cuáles son?

De acuerdo a investigadores de la Universidad de Granada, pertenecientes al Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC), cuando estamos enamorados y contemplamos una fotografía de la cara de la persona amada, se produce una “taquicardia afectiva”, es decir, se disminuye la frecuencia cardíaca por unos segundos y después se acelera rápidamente. Este efecto ocurre de igual manera con un familiar como el padre o la madre.

Los investigadores indican que este patrón que surge al enamorarnos tiene un gran beneficio para la salud, pues nos protege del estrés.

Otros cambios

Además de la taquicardia, los investigadores afirman que se generan otros cambios como son:

  • Cuando la persona amada nos observa, aumenta nuestra sudoración o conductividad eléctrica de la piel a partir del primer segundo y medio, lo que provoca que se active el músculo cigomático facial, que es el responsable de la sonrisa. Las mujeres son quienes más tienen este efecto.
  • Si contemplamos una fotografía de la pareja, se produce un aumento de la actividad cerebral.

¿Cómo lo descubrieron?

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores eligieron a hombres y mujeres de entre 20 y 29 años, a quienes pidieron realizar una fotografía con determinadas condiciones de tamaño y color blanco y negro sobre su padre o madre, así como de sus parejas con quien debían tener como mínimo, seis meses de relación.

“Estas fotos de las caras deben ser neutras, es decir, no deben tener ninguna expresión emocional de alegría o tristeza que pueda interferir en la reacción de los participantes, y se proyectan de manera aleatoria durante cuatro segundos durante el experimento que llevamos a cabo”, indicaron los investigadores Jaime Vila Castellar y Pedro Guerra Muñoz.

Después, se colocaron sensores en el rostro, cabeza y manos de los participantes para monitorear su actividad fisiológica central y periférica, mientras veían fotografías de personas queridas, dos de desconocidas y una de un bebé.

El resultado final fue que quienes contemplaron la imagen la del persona amada, tuvieron mayor trabajo actividad cerebral lo que a su vez, ayuda a reducir el estrés.

(Con información de Infosalus)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: