Los implantes transvaginales que causan dolor

¿Conoces los implantes de malla transvaginal?

24/04/2017 4:00
AA

Después del parto o con la llegada de la menopausia, algunas mujeres presentan debilitamiento de las paredes vaginales, esto les puede ocasionar incontinencia urinaria o la caída de los órganos pélvicos (el problema más común es con la vejiga).

Esta condición se puede tratar con un procedimiento quirúrgico para implantar una malla transvaginal, pero esta solución, se ha convertido en un problema para cientos de mujeres de diferentes países que acusan a los fabricantes de crear un material defectuoso que causa en las pacientes molestias severas de por vida.

¿Qué son las mallas transvaginales?

Estos implantes están hechos con polipropileno, el mismo material con el que se hacen ciertos empaquetados de alimentos y tejidos, entre otros productos.

Es un dispositivo sintético que se coloca en la vagina para reforzar las paredes debilitadas, reparando el prolapso de órganos pélvicos y la incontinencia. Además de que ayuda en el tratamiento de prolapso de la bóveda vaginal, una condición que se produce cuando la parte alta de la vagina pierde su forma normal y desciende o cae en el interior de la vagina o fuera de ella.

Las mujeres denunciaron que el dolor que les causó la malla transvaginal fue permanente y debido a eso fueron incapaces de caminar, trabajar o tener relaciones sexuales a raíz de la implantación por cirugía de estas mallas.

Se estima que cerca del 50% de las mujeres experimentará en su vida algún tipo de prolapso de órganos pélvicos, una condición donde la vejiga, el recto o útero, empuja contra la pared vaginal.

Complicaciones de la malla

Kate Langley, una de las afectadas, contó a BBC Mundo que  tuvo que dejar su trabajo cuidando niños porque tenía demasiado dolor, afirmó que el cirujano que la atendió “podía ver como la malla había pasado a través del tejido de mi vagina”, para ella el hecho de optar por este implante fue una solución pero ahora afirma “es un acto barbárico, la malla se abrió camino como un alambre cortador de queso”.

Otras mujeres que describen síntomas similares, dijeron que la perforación era tan severa que sus parejas se habían herido durante el acto sexual, tras la cirugía de implantación Langley quedó con dolor permanente y con daños al sistema nervioso, ella y otras pacientes también señalaron que habían sentido:

  • Dolor pélvico
  • Infecciones y hemorragias
  • Dolor y endurecimiento interno
  • Cicatrización vaginal
  • Relaciones sexuales dolorosas
  • Incontinencia urinaria
  • Trauma emocional

Se tiene registro que las complicaciones de las mallas comenzaron a intensificarse en 2008, cuando más de 1,000 informes en contra fueron hechos a la FDA por mujeres en Estados Unidos.

Otra afectada es Claire Cooper que comenzó a tener dolor en la cuarentena, unos tres años después de la implantación. Su doctor llegó a decirle que estaba imaginando el dolor.

Su dolor continúa y su marido,  es el que cuida de ella. El matrimonio afirma que no han tenido relaciones sexuales en cuatro años y medio a causa de este problema.

Demandas

Las más de 800 mujeres afectadas en Reino Unido decidieron demandar al sistema de salud público y a la compañía fabricante de las mallas, Johnson & Johnson.

 

 


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: