Los misterios del beso

Científicos de todas las áreas han intentado explicar el origen de esta práctica que no sólo es inherente al ser humano sino también a otros animales.

09/03/2011 11:56
AA

La investigadora de la Universidad de Texas en Austin, Sheril Kirshenbaum,  recopiló en su libro “La ciencia del beso: Lo que nos dicen nuestros labios” (The Science of Kissing: What Our Lips Are Telling Us) varios estudios y observaciones de historiadores y sociólogos intentando encontrar la respuesta del origen y razón de ser del beso.

De acuerdo con Kirchenbaum el beso pudo haber empezado con el olfato, con el fin de reconocer a una persona y observar su estado físico.
 
Los primeros datos del beso datan de 1500 a.C. en textos que sirvieron de base para la religión hindú dodne se describe la práctica de oler la boca y lamer a una persona. Después el beso paso al Kamasutra donde se le dedica un capítulo entero explica la investigadora.
 
Heródoto también habla del beso en el siglo V a. C. con “Historias” donde el acto era de boca a boca entre iguales y de boca a pies para distinguir clases. 
 
Este último acto, era una práctica común que Calígula pedía de sus súbditos y que se mantuvo durante la Edad Media entre súbditos y sacerdotes. Charles Dicken después lo tacho como un acto de  esclavitud y humillación.
 
El beso boca con boca se consideraba sucio pero viajo con los europeos por todo el mundo y se popularizó. Ahora es la forma más común de practicarlo.
 
Los labios, dice Kirshenbaum, poseen muchas terminaciones nerviosas sensibles a la presión que al menor contacto estimulan gran parte de la zona.
 
Finalmente la investigadora de la Universidad de Texas explica que no encontró una respuesta al origen psicológico y social del beso.

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: