Los nueve ruidos más incómodos del cuerpo

Los sonidos del cuerpo pueden ser la advertencia de algún padecimiento

05/01/2017 12:21
AA

¿Cuántas veces te ha pasado que estás rodeado de gente o con alguien que te gusta y de repente, un ruido extraño brota de tu estómago o se escuchan chasquidos en tu mandíbula?

Seguramente estos ruidos te ha generado vergüenza en más de una ocasión, así como incomodidad, pues algunos se acompañan con dolor.

En el caso de los ruidos estomacales, se crean por el trabajo natural de nuestro intestino, pero ¿y los demás?

Algunos son consecuencia de dolores pero otros pueden ser la señal de algún padecimiento. Por ello a continuación te decimos el significado de los nueve ruidos más incómodos y vergonzosos que el cuerpo hace.

Ronquidos

Muchos son los factores que los provocan  y se presentan tanto en hombres como mujeres, sin importar el peso, aunque en personas con obesidad es más común.

Milagros Merino, miembro de la Sociedad Española del Sueño y coordinadora de la Unidad de Trastornos Neurológicos del Sueño del Hospital La Paz de Madrid, explica que esto se debe a una obstrucción de la vía aérea superior.

Añade que el problema es más frecuente en aquellos con obesidad y sobrepeso debido a la “acumulación de grasa en los músculos del cuello, que estrecha la vía aérea y dificulta la salida de aire”.

Otros factores son tomar alcohol antes de ir a la cama o dormir boca arriba.

Roncar no sólo significa una noche de incomodidad, sino que puede ser la señal de que algo no está funcionando bien en el sistema respiratorio.

“Las apneas son “una pausa de la respiración provocada por una obstrucción de la vía aérea superior. Esta puede producirse por una retrognatia [malformación de la mandíbula por detrás del plano de la frente], paladar estrecho, cuello corto o una orofaringe obstruida”, explica la neurofisióloga Odile Romero, jefa de la unidad multidisciplinar del sueño del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona.

Los dispositivos de avance mandibular pueden ayudar a combatir el problema.

Chasquidos de mandíbula

Es un estallido que se produce al abrir o cerrar la mandíbula, al hablar, comer o bostezar.

Los sondios pueden considerarse normales durante el desarrollo, sobre todo en las mujeres, pero en la edad adulta pueden ser un síntoma de mal funcionamiento de la articulación por piezas dentales o la disminución del tamaño de éstas.

También podría originarse por el Trastorno de la Articulación Temporomandibular (ATM), problemas de las articulaciones y músculos de la masticación que conectan la mandíbula inferior al cráneo.

Una mala mordida, la ortodoncia, el estrés, apretar mucho los dientes o la mala postura, también son responsables.

Rechinar de dientes

Óscar Castro, presidente del Consejo de Colegios de Odontólogos y Estomatólogos de España, explica que esto surge por movimientos “absolutamente involuntarios, consistentes en una contracción de la mandíbula de forma rítmica y un frotamiento fuerte de los dientes, que suele darse con más frecuencia durante el sueño”.

Esta actividad se denomina bruxismo y sus principales causas son:

  • Factores psicosociales y de entorno (por ejemplo, el estrés)
  • Transmisores cerebrales
  • Disfunción del ganglio basal

“Quienes lo sufren se levantan como si hubieran estado haciendo ejercicio toda la noche, lo que deriva en dolores de cabeza y musculares provocados por la tensión excesiva”, afirma un estudio de la Universidad de Québec, Canadá.

Castro señala que otros problemas que pueden provocar son infecciones e incluso pérdida de dientes.

Estornudos

“El estornudo tiene su objetivo: se produce para expulsar un agente irritante que llega a la mucosa nasal”, explica Mercedes Otero Cacabelos, responsable del Grupo de Trabajo de Habilidades de Comunicación de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).

Por ello, no se debe evitar tenerlo ni hacerlo hacia adentro porque es perjudicial

En ocasiones, los estornudos pueden surgir por el Síndrome de Estornudos Helioftálmicos Incoercibles Autosómico (ACHOO),  en donde la persona estornuda porque recibe un estímulo de luz.

Hipo

Es algo que no sirve para nada y que “surge cuando el diafragma se tensa y se relaja de forma totalmente organizada. Cuando por alguna razón se desorganiza, el músculo se contrae de manera espasmódica, lo que produce una salida de aire brusca y a destiempo”, explica Mercedes Otero Cacabelo.

El aumento del gas en el estómago es una de las principales causas y para eliminar la molestia, sólo hay que respirar dentro de una bolsa de papel porque aumenta la presión parcial de dióxido de carbono en nuestra sangre, que ayuda a la musculatura a relajarse y al organismo a eliminar el gas, restableciendo un ciclo respiratorio normal.

“ También, tomar una cucharadita de azúcar o recibir un susto servirían para ‘distraer’ con otras señales al nervio que controla el diafragma”, sugiere la fisióloga Cistina Carrasco.

Crujido de articulaciones

Es común que las articulaciones como los nudillos rodillas, tobillos, espalda y cuello, produzcan sonidos, lo que no representa un problema de edad.

“Cuando, por ejemplo, estiramos los dedos, aumenta el volumen entre los huesos y disminuye la presión del líquido del interior, lo que hace que los gases pierden su solubilidad formando una burbuja que al llegar a la superficie explota, produciendo el chasquido; un crujido que puede repetirse 15 o 20 minutos después”, dice José Tabuenca Dumortier, jefe de Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Universitario Quironsalud de Madrid.

En otros casos, puede deberse al desgaste del cartílago, como es el caso de la artrosis que suele acompañarse de  dolor.

Ruidos estomacales

Los ruidos surgen por la acumulación de gas que ingresa por la comida o bebida, el cual se elimina comúnmente con el eructo.

“El que no se expulsa a través de este método, continúa su camino hasta llegar al colon y salir del organismo, en esta ocasión, afectado por bacterias y provocando mal olor”, dice Mercedes Otero.

Los sonidos se borborigmos y, según el NIH, son la señal de que el tubo digestivo está funcionando correctamente.

Pitidos de oídos

Los tinnitus o acúfenos son un trastorno que puede manifestarse con diferentes sonidos, por ejemplo, pitidos, latidos del corazón o el sonido del mar.

Usualmente se presentan cuando se tiene un tapón de cera, el síndrome de Ménière (inflamación del oído interno), por petardos, ruido de una fábrica, conciertos o por fatiga.

Si el problema se vuelve crónico, se puede padecer ansiedad o estrés.

Los tratamientos con melatonina y aparatos que producen otros ruidos y anulan el molesto, son algunas opciones para combatirlo.

Síndrome de cabeza explosiva

“Las personas que lo padecen lo describen como el sonido de una explosión en la cabeza”, afirma un estudio publicado en el Journal of Neurology, Neurosurgery, and Psychiatry.

La doctora Merino explica que se trata de un trastorno del sueño, un síndrome raro que puede surgir por los mecanismos musculares, aunque infortunadamente no están claras las causas.

La mejor recomendación es dormir en un colchón adecuado, moderar el consumo de la cafeína, hacer deporte o evitar los dispositivos electrónicos en la cama.

(Con información de El País)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: